Ireneo Filaleteo (1645) “La Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey” (11)

 

Reflexiones menores sobre la entrada abierta al palacio cerrado del Rey.(11)

Apiano Leon de Valiente.

 

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS  CUARENTA PRIMEROS DÍAS.

Capítulo 19, Parrafo 10.

 

                Filaleteo sostiene que:

1.- “Nuestra Piedra Filosofal está” (latente)en todos los metales y minerales”.

2.- “Ya que se puede extraer esta Piedra Filosofal de Nuestro Sol próximo”, (o sea, más cercano a la Piedra Filosofal, es decir aquél Nuestro Sol  que conforma el Núcleo azufroso del Rebis  Primero  o Rebis Blanco).

3.- “Nuestro Sol se encuentra” (virtualmente) “en todos los metales vulgares”.

4.- “Pero la Piedra Filosofal está más cerca en el Oro y en la Plata”.

5.- “Flamel dice que algunos han trabajado en el régimen de Júpiter y otros en de Saturno; yo les digo que trabajé en el sol y lo encontré.”

 

Premium version. rev tam 14 RR_page232_image1

“EN NADA ESTÁ TODO” : Artesón 1 de la Séptima Serie, Castillo de Dampierre, Francia.                            En este artesón aparecen las tablas de la ley hermética. Sobre las cuales se lee: “EN.RIEN.GIST.TOUT.”  En este artesón se nos advierte que en la materia prima de la Obra, esto es, en la suma de todos los cuerpos humanos resecos, nauseabundos y corrosivos (en esa nadidad) reside la sustancia y el mecanismo para lograr el objetivo de la Alquimia Tradicional de Alto Grado, que consiste en transformar a la suciedad en Luz y al hombre en Dios.

 

ANÁLISIS.

1.- Es sabido, fehacientemente, que en la región Celestial u Origen, existe un Arquetipo o Modelo para cada forma de vida existente en la superficie terráquea y sus altas cumbres, como  en las profundas e insondables  oquedades marinas.

Con respecto al hombre y la mujer, el Arquetipo del Hombre Rojo, o perfecto,  se proyecta al hombre y mujer terrenal de manera que, en el interior cada cual está todo el potencial celeste, pronto a desarrollarse.

En otras palabras, dentro de cada humano está plasmado el molde de su quehacer (vida tras vida) de modo que aunque su parte metálica y mineral le limite, tiene en sí ese germen en forma de semilla,  siempre pronto a activarse, a condición que el alquimista tenga el conocimiento suficiente para invocar  y atraer hacia sí al Mercurio Superior o Alkahest, poseedor de todo el conocimiento celeste.

Con su inconcebible poder, ese Alkahest, es capaz de descomponer la pestilencia que cubre a nuestro Mercurio Interno Coagulado y multiplicar la Esencia Divina que existe adormida en el interior del ser humano, aspecto que es el único indestructible en nuestra propia composición.

2.- De acuerdo a lo anteriormente anotado, la Piedra Filosofal está de una manera holística, en cada partícula de todos nuestros metales y minerales, presentando en cada y toda sus partes, sus completos poderes y es, por eso, que esa gran presea puede comenzar a ser trabajada a través del sol vulgar, dentro de la Vía Larga, hasta arribar a La formación de Nuestro Sol, en la Vía Corta.

3.- Este Nuestro Sol, también se encuentra presente virtualmente en todos los metales.

4.- Pero, indiscutiblemente Nuestro Sol y Nuestro Mercurio, que equivalen a Nuestro Oro y a Nuestra Plata, son los que están más cerca de la Piedra Filosofal.

5.- Algunos Filósofos, y Flamel, entre otros, se refieren al trabajo propio de otras etapas superiores, como en el Régimen de Júpiter y otras inferiores, como el trabajar con el Régimen de alquímico de Saturno.

Con el trabajo realizado en el Régimen de Júpiter se obtiene a un estado interior, aspecto que intensifica la pureza de la materia que, a esas alturas, ya no pierde su energía en divagaciones inútiles.

Por otra parte, el Régimen Alquímico de Saturno, simboliza a un metal imperfecto, difícil de disolver por su extremada dureza. En general no es apto para ser empleado en el curso del Arte Real.

Se le compara con la Piedra Bruta. Estamos hablando de una tarea trabajosa y tediosa que  comienza desde el inicio mismo de la Vía Larga.

Finalmente, Ireneo Filaleteo nos comunica: “Yo digo, en verdad, que trabajé en el sol y lo encontré.”