Ireneo Filaleteo (1645) “La Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey” 6

 

 

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA ALPALACIO CERRADO DEL REY. (6)

Apiano Leon de Valiente

DEL PRINCIPIO DE LA OBRA DURANTE LOS CUARENTA PRIMEROS DÍAS.

Capítulo 19, punto 5.

En este punto cinco, del capítulo en comento, Ireneo asevera:

1.- “Digo pues que las dos vías son ciertas pues no es más que una sola vía al final, y no al principio.”

2.- “Pues todo nuestro secreto se encuentra en Nuestro Mercurio y en Nuestro SolNuestro Mercurio es nuestra vía, y sin él no se hará nada.”

” Del mismo modo, Nuestro Sol no es el Oro Vulgar y, sin embargo, en el Oro Vulgar se encuentra Nuestro Sol, de otro modo ¿Cómo serían homogéneos los metales?”

Escanear0013Notre Dame de Paris.  – PÓRTICO CENTRAL. Preparación del Disolvente Universal.

ANÁLISIS:

               El objetivo del desarrollo alquímico, llevado a cabo dentro del Vaso y su contenido, consiste en liberar todas las excrecencias que entraban e impiden la manifestación de todo el potencial espiritual, que el hombre y la mujer trajeron consigo, a raíz de la Gran Caída o descenso que, a la postre, ha de hacerse presente y manifiesto en sus vidas mediante un Cuerpo de Luz.

               Ineluctable es que la materia que compone al vaso, sea sometida a una intensa depuración.

Para hacer viva esta liberación se dispone de dos Vías.

               Una de ellas es la Vía Lenta o Vía Larga, en cuyo pedregoso recorrido o “Estado de Pesadumbre” que el hombre ha elaborado a causa de su ignorancia, condición que se corrige  con la práctica diaria del Solve et Coagula, que logra disolver el peso de su armadura externa, que le priva de Luz. Esa cubierta metálica que debes domeñar al moldearla  permanentemente sobre el yunque de tu voluntad.

               Es una vía larga fastidiosa y que debe vivenciarse forzadamente, bebiendo hasta la última gota de su amargura, pues en ella y con ella la personalidad es sometida a una forja afinada y permanente depuración

               Este proceso de sucesivas descomposiciones, disoluciones, calcinaciones, volatilizaciones, mercurizaciones e igniciones, logra invertir el cenagoso estado del ser humano y alcanzar, la primera parte de una verdadera purificación y lucidez al arribar  al estado de conciencia del Rebis Blanco o Rebis Primero (Piedra Blanca) punto en que se comienza a desplazar por la vía rápida.

               El inicio de esta segunda Vía, representa una instancia de un completo desarrollo de perfección.

Atendido lo precedente, esta etapa está sujeta también a profundas operaciones y cambios, donde se evidencia el despertar y aflorar de una lúcida conciencia, la que mantiene a la materia conectada constantemente con la Luz Superior.

               Es este un laborar profundo y ascendente que delinea y erige una perfecta construcción, cuya culminación ha de ser la obtención de la conciencia atingente al Rebis Rojo, o Rebis Iluminado.

               Aunque estas dos vías aparentemente parecen como separadas, en concepto de Ireneo Filaleteo, todo el desarrollo del Ars Regia, constituye una sola vía, cuya culminación es, como dije, el Rebis Rojo o Rebis Iluminado: en otros términos, cuando este tracto  se inicia por el Sol y la Luna  Vulgares y se llega a lo que se denomina “Vía Corta”  o tracto del “Rebis Blanco”, la diferencia entre los abrojos de la Vía Larga, y facilidades y despejamientos que surgen en la Vía Corta, hace pensar que se trata de dos caminos diferentes. Pero, cuando al final de la Vía Corta se visualiza el camino que abarca las dos vías, se llega a la conclusión que sólo existe una sola Vía.

               Nuestro secreto, sostiene Ireneo, radica en “Nuestro Mercurio y en “Nuestro Sol”, esto quiere decir, en su concepto, que el verdadero desarrollo de la Gran Obra se hace presente a partir del núcleo de Mercurio sito en el Rebis Primero y del núcleo azufroso del mismo Rebis.

Según este clásico autor, es a partir de esta etapa cuando se trabaja en el verdadero desarrollo de la Obra.

Durante la primera etapa –la Vía Lenta o Vía Larga– sólo se produce un proceso de limpieza y purgación de la materia, vaso o cuerpo.

Filaleteo agrega que “Nuestro Sol no es el Oro Vulgar”, puesto que ha sido procesado a partir de la fusión del sol y la luna vulgares, se originó un azufre precario, hasta derivar al Núcleo de Azufre del Rebis I, por lo tanto, el Oro Vulgar se encuentra dentro de “Nuestro Sol” porque a partir de ese Sol Vulgar se manifestó Nuestro Sol.