Ireneo Filaleteo (1645) “La Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey” 3

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY

 

Apiano León de Valiente

(CAPÍTULO XIX).

 

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

 

Dice Ireneo Filaleteo:

a) “Si el misterio de Nuestro Sol y de Nuestro Mercurio, permanecen, hasta este momento, ocultos para ti, no trabajes por más tiempo, pues sería para ti un gasto inútil”.

b) “Sin embargo, si aún no conoces en toda su extensión el proceso de invención de Nuestro Sol, vale decir, si no sabes trabajar en la Columna Boaz, pero has alcanzado el conocimiento de Nuestro Mercurio, o el contenido de la Columna Jakin, sabiendo después de qué modo la preparación de Nuestro Mercurio debe ser unida al Cuerpo Perfecto, Rebis Rojo, o Elixir Rojo,  lo que es un gran misterio.”

c) “Coge una parte del Sol Vulgar bien purificado, y tres  partes de Nuestro Mercurio previamente iluminado.”

Únelos, e impóneles un fuego, dándole calor en el que hierva y sude. Que este circule sin interrupción día y noche durante 90 días.”

“Y verás a ese Mercurio (previamente iluminado)  disgregar y luego reunir a todos los elementos de ese Sol Vulgar (bien purificado).”

“Luego hazlo hervir otros cincuenta días y verás que tu Sol Vulgar se convierte en Nuestro Sol que es una medicina de primer orden.”

El Azufre rojo sort de la terre grasse 3

“La Toisson d’Or” – S. Trismosin.

ANÁLISIS:

a) En casos extremos, Ireneo Filaleteo, debió advertir a algunos de sus discípulos: -“Si el misterio de Nuestro Sol y de Nuestro Mercurio, permanecen hasta este momento ocultos para ti, no trabajes por más tiempo, pues será para ti un gasto inútil.”

Lo anterior, porque ningún alquimista puede lograr su Gran Obra, si desconoce el quehacer de cualquiera de las dos columnas. (Boaz, que contiene al  sol y la luna vulgares y luego al azufre, y la Columna Jakin, que contiene al mercurio, cubierto con una capa de lunas o cuerpo mineral, y posteriormente al Mercurio Interno Liberado).

b) Con todo, a renglón seguido, señala que sí se puede trabajar conociendo solamente el mecanismo de la Columna Jakin, al decir: -“Sin embargo, si aun no conoces en toda su extensión el proceso de invención de Nuestro Sol, pero has alcanzado el conocimiento de Nuestro Mercurio  (Columna Jakin) “sabiendo después de qué modo la preparación de ese mercurio debe ser unida al cuerpo perfecto” (Cuerpo de LUZ Rojo, o Rebis Rojo), “lo que es un gran misterio” (mistos, Misterio Mayor, Preparación del Alma).

En este acápite Ireneo Filaleteo se refiere específicamente al trabajo espiritual               realizado por los Místicos que, sin duda alguna, alcanzan la santidad y la iluminación.

Posición de los Místicos respecto al cuerpo físico.

Santa Teresa de Jesús decía: “Muero porque no muero”.

San Pablo, en su Epístola a los Romanos, capítulo 7 versículos 18 – 24, señala:

18. Yo sé que en mi (carne) no mora el bien, porque la voluntad está presente en mí, pero no encuentro manera de hacer lo que es bueno.

19. Porque el bien que quería, no lo hago; pero el mal que no quería hacer, es lo que hago.

20.  Ahora, si hago lo que no quisiera, no soy yo quien  lo hace sino el pecado que en mí mora.

21. Así, que queriendo yo hacer el bien hallo esta ley: Que el mal está en mí.

22. Porque yo me deleito en la Ley de Dios, según el hombre interno.

23. Pero encuentro otra ley en mis miembros, batallando contra la ley de mi mente, sometiéndome al cautiverio de la ley del pecado que está en mis miembros.

24. ¡Oh hombre miserable que soy! ¿Quién me liberará de este cuerpo de muerte?

Posición del Arte Real con relación al cuerpo físico.

En las más remotas agrupaciones alquímicas, especialmente aquellas de carácter francmasónico, e incluso las fundadas por José Bálsamo, en el siglo XVIII, y sus herederas del presente, estatuyen que, para avanzar hacia la verdad, es menester “volverse inmortal, y convertirse en un ser absolutamente completamente moral”.

El fin último del caminante es vencer la muerte, no solamente obtener la inmortalidad del Alma, sino obtener la inmortalidad de todo el ser.

El cuerpo debe espiritualizarse y el Alma Corporizare (Cuerpo de Luz).  Todo esto para disponer del tiempo necesario para construir su Cuerpo de Luz.

c) Finalmente, acota Ireneo Filaleteo:

–“Coge una parte de sol vulgar bien preparado, es decir,  un sol vulgar transformado ya en Nuestro Sol” o Núcleo azufroso del Rebis Blanco y únelo al núcleo al núcleo mercurial del Rebis o Nuestro Mercurio, previamente iluminado.  Aquí surge una aparente dificultad. ¿Cómo vamos a disponer, en ese momento, un mercurio previamente iluminado o Rebis Rojo, si aún no hemos arribado a la fusión de los dos núcleos del Rebis, acción que produce al Rebis Rojo o  Rebis Iluminado?

Recordemos que toda la formación del Rebis Rojo es dirigida, en primer término por el Alkahest, pero, apenas surge el primer gránulo de Rebis Rojo, es éste quien toma el mando de la operación, y reemplaza al Alkahest en la dirección de la producción del Rebis Rojo o Rebis iluminado.

Es, entonces, éste gránulo de Rebis Iluminado quien, con su calor, fragmenta y luego reúne al componente de nuestro Sol, y con las dos cocciones estatuidas por Ireneo, lograrás la medicina de primer orden, constituido por el Rebis Iluminado.