LA TETRAKTIS Y LA DÉCADA PITAGÓRICA EN EL TEMPLO MASÓNICO

 

 por Apiano Leon de Valiente

 

Pitagoras.jpg

La Tetraktis o Década Pitagórica, según los preceptos del Arte Real, consiste en un “tendido de cables”(que son invisibles para las mentes no adiestradas), el que cubre todo taller masónico, y por cuyo trazado la Luz Iniciática se desplaza, primero de Oriente a Occidente, y luego retorna  desde el Occidente a Oriente.

Recordemos que el taller masónico representa al Universo y al Hombre.

La Tetraktis se refiere, principalmente, al diseño del Plan macro cósmico, proyectado por el Gran Arquitecto del Universo.

En tanto que la Década Pitagórica incide en el mismo plan, pero  desarrollado en un nivel micro cósmico, que atañe específicamente al ser humano.

Se trata, en ambos casos, de redes semejantes a un sistema nervioso por donde circula el Fuego renovador que debe enaltecer a cada miembro del taller.

Esta Flama que se desplaza como torrente ígneo, de arriba abajo y viceversa, se denomina Alkahest por los alquimistas, Luz Iniciática por los Adeptos y Espíritu Santo, por algunas religiones. Es un fuego “que no quema las manos” , sólo consume y purifica a lo innoble que se aposenta en nuestro vaso o cuerpo.No obstante, en su recorrido descendente, desde la Estrella Flamígera a la cúspide de la Columna Boaz, alcanza tan alto grado de calor, que debe ser progresivamente degradado, para que no dañe a quienes pretenden recibirlo.

Tetraktis 3

 

 

Una vez que este sacro Fuego circulante, completa su descenso se arrima y penetra en la Columna Boaz, allí alcanza su temperatura mínima, suficiente para dar comienzo a la transformación de los mundos y del hombre viejo en el Hombre Nuevo. Esto es, hace posible que las esperanzas consignadas en su Testamento por el moribundo hombre profano, sean cumplidas posteriormente por el iniciado.Se puede hablar simultáneamente del Plan Cósmico y del hombre, porque la Pequeña rota del ser humano, forma parte de la Gran Rota Universal.
Al final del primer descenso, cuando ese fulgor abrasador, en forma de gránulo de Rebis Blanco alcanza a la columna Boaz, comienza allí, tanto para el Universo como también para el discípulo, el viaje de retorno, en que la Luz Superior conjuntamente con la conciencia del Universo y del Iniciado, se desplazan remontándose en un sentido contrario, es decir, desde el Occidente hasta el Oriente. En este segundo movimiento ascendente, tanto el Universo, como el iniciado deben ir conquistando progresivos estados de lúcida conciencia, hasta arribar al Oriente, y luego descender para que los mundos ya iluminados auxilien aquellas partes del Universo que no lo están. Asimismo el Iniciado debe retornar bajar para iluminar a la Humanidad, con la Sabiduría adquirida.
De conformidad a lo ya expuesto, en la Tetraktis, tanto para los mundos, como para los discípulos se señalan simbólicamente tres movimientos:
Primer Movimiento:
El descenso de la Luz Iniciática desde la Estrella Flamígera hasta la Columna Boaz.
Segundo Movimiento:
El ascenso de la Luz, conjuntamente con la conciencia de los mundos, entre ellos el planeta tierra, y la conciencia del Iniciado, desde la Columna Boaz hasta la estrella Flamígera, y
Tercer Movimiento:
En esta oportunidad, la Luz Iniciática traza un camino descendente desde la Estrella Flamígera (Oriente) hasta Occidente, a fin de practicar fundadamente la conformación paulatina de mundos más afinados, como también de una esclarecida humanidad solidaria e iluminada.
¿Por qué este medio conductor fue llamado Tetraktis, por los griegos?
Bueno, Uds. saben que Tetraktis significa Cuatro.
Ahora bien, todos estos viajes ascendentes o descendentes, se dividen, cada uno, en cuatro etapas, de allí viene esa nominación de Tetraktis. (Cuatro).

Veamos cuales son las cuatro etapas que deben cumplirse en el viaje de descenso:
1. De arriba abajo: El ardiente torrente de Alkahest desciende para asentarse en la Flama de la Sabiduría, originando con ello el nivel de conciencia, denominado por los cultores del Arte Real, Rebis Rojo. Este Rebis Rojo es híbrido, está compuesto de una fuerza masculina y otra femenina.
2. El Rebis rojo hace emanar de sí sus dos fuerzas componentes: Una masculina y otra femenina. La masculina se proyecta a la Flama de la Fuerza, y la femenina a la Flama de la Belleza, luminarias que se emplazan sobre el ara.

3. La presencia de la energía masculina de la flama de la Fuerza, y la energía femenina de la Flama de la Belleza, al cubrirse, o casarse, originan un nuevo nivel de conciencia: El del Rebis Blanco. Ambas luces, la de la Fuerza y de la belleza se unen, se parean, y dan origen a un Vástago o Gránulo de Rebis Blanco, y

4. Ese gránulo de Rebis Blanco, es proyectado hacia la Columna hueca Boaz, donde inicia la combustión necesaria para perfeccionar y acrecer física, emocional, mental y espiritualmente al iniciado.
Examinemos, ahora, las cuatro etapas que deben cumplirse en el viaje de retorno o ascenso de la Tetraktis, conjuntamente con la conciencia del iniciado.

Con antelación a la llegada del gránulo blanco a la columna hueca Boaz, o símbolo de la parte material del iniciado, tanto el Universo como el Aprendiz ya han sido entrenados en la Escuela Iniciática que profesan, adiestrándose, específicamente, en la realización de la práctica diaria del Solve et Coagula o primer Régimen de Mercurio, que les permite atraer hacia sí una irradiación de Alkahest, pura y potente denominada rocío cocido.
La irradiación de este Rocío Cocido sobre el Mercurio Coagulado, seco
y dormido de partes del cosmos, como de sectores del aprendiz, da comienzo a sus evoluciones, al convertir sus Soles y sus Lunas en Azufre.
El azufre del Cosmos y, también el del aprendiz, son sometidos a numerosos lavados ígneos (Solve et Coagula), hasta que superando su estado de agua leprosa, de Echeneis, de León Verde, y de Azufre Fuego, arriben al estado de gránulo de Rebis Blanco. Este entrenamiento previo ha preparado y fortalecido a la materia del Cosmos y del estudiante para que puedan, cada uno en su oportunidad, recibir al gránulo de Rebis blanco.
La primera fase del Viaje Ascendente, en que asciende el Alkahest junto con la conciencia de los mundos y la conciencia del discípulo, consiste precisamente, en la percepción que experimenta parte del Universo y los especímenes humanos iniciados, al tomar contacto con la irradiación del gránulo de Rebis Blanco, producida para un sector de los mundos, y del aprendiz, que es recibida por la parte más limpia del vaso del cosmos y del hombre iniciado.
Recordemos que, en este punto, el aprendiz ha superado esas grandes y previas implosiones, desajustes, embates y desequilibrios de un azufre inmaduro. Ahora en este nivel superior, el viajero experimenta la acción de un gránulo de Rebis Blanco recién formado, aún no aplacado o morigerado, pues su ardorosa fuerza aún no ha pasado por los filtros descendentes de Rebis-Fuego, Rebis-Aire, Rebis-Agua y Rebis Tierra Foliada del arco derecho descendente de la micro rota.
Cuando el aprendiz de alquimia, penetra en la esfera del gránulo de Rebis Blanco recién formado, no es destruido porque ha sido preparado para recibir ese tipo de energía bravía, y sus aspectos emocionales y mentales son dotados de inteligencia, y a poco andar en Sabiduría.
Efectos de la irradiación del gránulo de Rebis Blanco:
Progresivamente las acciones de diversos Sectores del Universo, como, además, diferentes partes del discípulo, comienzan a ser dirigidas sin malgastar un momento de su tiempo.
Sus actuares son reposados y, sin embargo, cumplen incansablemente una tarea tas otra.
Presienten, El macro y microcosmos, con más claridad el Trabajo de sus Cuatro Elementos. Así mismo, en esta etapa Los Cuatro Elementos Macro y microcósmicos se hacen más inteligentes y operativos.
La segunda fase de este ascenso iniciático tiene lugar en la esfera en que campean las en energías de la Fuerza y de la Belleza, o nivel del Rebis Blanco. ( En el Universo, como en el Hombre)
En el hombre como en el macrocosmos, la flama de Fuerza, representa en este caso, al núcleo de azufre del Rebis Blanco, y la llama de la Belleza, al núcleo de mercurio, de ese mismo Rebis Blanco, núcleos que, en conjunto, dan origen a una inteligencia muy superior a la que tiene un simpe gránulo de Rebis Blanco.
El aspecto del Rebis Blanco se asemeja a una paila con dos huevos, y por consiguiente, tiene dos yemas. Uno de estos núcleos (o yemas) es de azufre imperfecto, pero perfeccionable por el Arte Real y el otro está compuesto por un núcleo de Mercurio ya perfecto.
A estas alturas del proceso, sólo uno de los núcleos, el azufroso es quien requiere trabajar en esta Gran Obra y, por eso, es menester quedesarrolle tres trabajos que le preparan para constituirse en una de las mitades del futuro Rebis Rojo. Debe ascender y progresivamente conquistar los estados de conciencia de:
1. Azufre Fuego. (Dentro de la rota macrocósmica y de la rota estrecha o microcósmica).
2. Azufre Rojo. Se logra fuera de ambas Rotas, (En el Nivel de Rebis Blanco. Señalado por la presencia de las Luces de la Fuerza y de la Belleza) el alquimista labora en la Columna Hueca del Medio, y
3. Jugo de Luna, también se obtiene en el Nivel de Rebis Blanco. (en la Columna del Medio).
El Jugo de Luna es un compuesto muy semejante al Rebis Rojo, y es la resultante de la máxima perfección a la que llega el núcleo de Azufre, del nivel de las Luces de la Fuerza y la Belleza.
4. La formación del Rebis Rojo, producida a raíz que el núcleo mercurial del Rebis Blanco, se engulle al otro núcleo azufroso, cuando éste llega a su máxima perfección.
En la alquimia tradicional de alto grado, el hombre como el Macro cosmos obtienen todos estos poderosos estados de conciencia, mediante la práctica diaria del Solve et Coagula, sin que el estudiante, ni el Cosmos tengan que hacer especiales esfuerzos para comprender y, aún menos dirigir estos cambios, que son generados por un exclusivo y excluyente automatismo superior, que no admite, en su gestación, la intrusión, ni del cosmos, ni de manos humanas.
¿Porqué a la Tetraktis (Cuatro) se la denomina también Década Pitagórica (Diez)?
La Década Pitagórica es otra forma de llamar al contenido y acción de la Tetraktis, ya explicada. Son los mismos 10 puntos estáticos dispuestos en forma de triángulo: 1-2-3 y 4. La diferencia entre ambas, la Tetraktis y la década Pitagórica, radica en que la primera, la Tetraktis, explicita cómo funciona el Plan del Gran Arquitecto a nivel macrocósmico, y la Tetraktis, explica cómo se realiza ese mismo proyecto en el ser humano.
Una vez que se hace presente el mágico poder de un ritual verídico, y plenamente entendido por quienes lo practican, esta figura, la década Pitagórica, se estremece, cobra vida, se muda y transforma, con el objeto de señalar la senda que debe recorrer el aprendiz, el compañero y el maestro para consumar su propia Gran Obra.
En esta transformación permanecen los mismos 10 puntos de otrora, pero su disposición es notablemente diferente.
Esta es la década Pitagórica usual, la de los textos que la tratan superficial e incompletamente, desconociendo su profunda trascendencia iniciática.

Tetraktis 3

 

Cuando comienza el disciplinado trabajo iniciático, por parte los miembros del Templo Masónico, la Década toma un aspecto dinámico e iluminador.
La década Pitagórica primitiva se transforma en la siguiente figura:

Tetraktis 001

 

Interpretación:

De arriba hacia abajo.

  1. El punto superior corresponde al Alkahest.
  2. Los dos puntos que siguen, son la Fuerza Femenina y Masculina que integran al Alkahest
  3. Al unirse o parearse las dos fuerzas, femenina y masculina, que componen al Alkahest, dan lugar al Rebis Rojo.
  4. De Rebis Rojo emergen las dos fuerzas femenina y masculina que le componen.
  5. Al unirse las dos fuerzas femenina y masculina del Rebis Rojo, originan al Rebis Blanco.
  6. Del Rebis Blanco, emergen sus dos fuerzas, masculina y femenina, las que al unirse dan lugar al Gránulo de Rebis Blanco que se multiplica y proyecta a la Columna Boaz., unir al Sol y la Luna y dar origen al Azufre y dar comienzo al ascenso del Hombre, o su retorno al Hogar.

Desplazamiento de la Luz de abajo hacia arriba.

  1. Cuando el iniciado no sólo sabe producir gránulos de Rebis Blanco, sino que los acumula hasta hacer materia foliada, y comienza a desarrollar su Cuerpo de Luz, y este producto de su esfuerzo alcanza un peso crítico, se multiplica y proyecta, transforma a todo su vaso o cuerpo en Rebis Blanco. Allí su conciencia traspasa las limitaciones propias  de sus planos físicos inferiores, deja atrás la Vía Lenta, y da comienzo a la Rápida.
  2. Del gránulo de Rebis, sabe captar la fuerza femenina y masculina que le dan forma, y con ella asciende al nivel del Rebis Blanco.
  3. Del Rebis Blanco extrae las fuerzas femeninas y masculinas que lo forman, y pareándolas asciende al nivel del Rebis Rojo.
  4. Del Rebis Rojo extrae la fuerza femenina y masculina que  contiene para transformarse en Alkahest.

 

Agregar un comentario