Ireneo Filaleteo Cap 19 – VII

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
Capítulo 19 Acápite 7

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

 

En este acápite siete, Filaleteo expresa:

Si el Oro Vulgar fuera disgregado en sus elementos, y fueran luego unidos de nuevo, toda la mixtura, gracias a la acción del fuego, se convertiría en “Nuestro Oro” unido luego al Mercurio que hemos preparado, que llamaremos nuestra Leche de la Virgen.

Este oro cocido te dará, ciertamente, todos los signos descritos por los Filósofos, a condición de que el fuego sea como ellos escribieron.

ANÁLISIS:

               La Obra que aquí se menciona se realiza en el núcleo azufroso del Rebis I o Rebis Blanco, a fin de trocar al Rebis Blanco en Rebis Rojo o Rebis II.

Esta labor, como sabes,  tiene lugar en la Rota inferior de la Columna Hueca del Medio. Ya se está trabajando  en la formación del Cuerpo de Luz.

Los actores que intervienen en esta Obra son el núcleo mercurial o “Nuestro Mercurio” y el núcleo azufroso o “Nuestro Sol”, del mismo Rebis Blanco.

El hecho que el oro vulgar sea disgregado en sus elementos, por “Nuestro Mercurio”, quiere decir que es “Nuestro Mercurio” es quien disgrega a “Nuestro Sol”, o “Sol Vulgar”, ya desarrollado y que  por su propia evolución se ha transformado en “Nuestro Sol”

Se está trabajado sobre la “Piedra al Rojo” que es la verdadera materia mercurial, que digiere y cuece su propia materia, que está siempre sujeta a disgregarse y descomponerse.

“Nuestro Mercurio”, que es perfecto, es quien trabaja sobre “Nuestro Sol” o núcleo azufroso, e influye en sus cambios, a fin de que arribe a su completa depuración.

Este trabajo, como ya dije, se desarrolla en la Rota inferior de la Columna Hueca del Medio. Allí un gránulo blanco de “Nuestro Sol” es sometido, durante su giro en la  señalada Rota, a los Siete Trabajos correspondientes a esta segunda fase o Vía rápida, de manera que la coloración de “Nuestro Sol” evoluciona, en cuatro fases, desde el blanco al rojo. Luego  se torna en Fermento Azufroso, Jugo de Luna y gránulo de Rebis Rojo, y es éste gránulo de Rebis Rojo Iluminado, quien toma el mando de la situación, desplaza al Alkahest, y se ocupa, en lo sucesivo, de dirigir la producción de Rebis Rojo.

En esta etapa el Rebis Blanco se transforma en Rebis Rojo.

Aurora Consurgens, finales s. XIV Hay dos discípulos que, de hombres viejos deben tornarse hombres Nuevos, y para ello beben de la “Leche de la Virgen” constituida por las vibraciones del Rebis Blanco y del Rojo, en su caso. Uno de ellos, ataviado con un manto verde, color de la esperanza y de las promesas, bebe del seno izquierdo de una mujer de rostro Rojo, pecho que equivale a la fuente del Rebis Blanco. El segundo discípulo, revestido de un manto  rosado, (anticipo del Rubedo) bebe la leche de la Virgen, desde el seno situado al lado derecho, que equivale al Rebis Rojo

La materia tratada en este lapso se denomina “Leche de la Virgen”, porque evidencia todas las virtudes que los alquimistas adjudican al Fuego Superior.

En las operaciones de la vía larga o lenta, domina el azufre al mercurio en tanto que en la fase de la vía corta o rápida, domina el mercurio al azufre.