Ireneo Filaleteo Cap 19 – VI

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
Capítulo 19 Acápite 6

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

 

En este Acápite 6. Filaleteo dice:

Si conocieras el método para iluminar a Nuestro Mercurio como se debe (Núcleo mercurial del Rebis I o Rebis Blanco), podrías unirlo al Oro Vulgar, en vez de Nuestro Sol.”

“Nota, sin embargo,  que en la preparación  del Mercurio debe ser diferente  el sol utilizado,con el régimen debido tendrás Nuestro Sol, porque Nuestro Sol proviene naturalmente de Nuestro Mercurio”.

 

ANALISIS.   

El método para iluminar a “Nuestro Mercurio”  -como se debe-, se desarrolla y tiene lugar en la segunda sección del Arte Real, en el Rebis Blanco o esfera de la Vía Rápida. Este método descansa  en las transformaciones que sufren “Nuestro Mercurio” y “Nuestro Sol”, en la rota inferior de la Columna del Medio, donde se procesa al Rebis Blanco con sus dos núcleos o montículos azufroso y mercurial.

Con cada rotación de la Rueda inferior de la Columna  Hueca del Medio, se produce un gránulo de Rebis  Blanco, que se deposita y acrece al lado de nuestro cuerpo físico, produciendo, por acumulación, a la Materia Foliada.

 

La partícula del Rebis Blanco, mientras gira en su Rota inferior, dentro de la Columna Hueca del Medio, experimenta los siete trabajos que son comunes a cada una de las tres etapas o divisiones de la Alquimia.

En un inicio se mezcla el azufre común o Blanco del Rebis Primero, con el azufre Rojo que se va formando por la continua irradiación del Alkahest.

               Michael Maier, Atalanta Fugiens, Oppenheim, 1618. “Contempla a una mujer lavando el lino / con agua caliente y ceniza / Haz como ella y todo te saldrá mejor / pues el cuerpo cuando está negro se blanquea con agua”. Dicha agua es el “Alkahest” o agua de fuego, que penetra la materia vil y la libera de toda impureza.

Posteriormente, cuando todo el azufre blanco del Rebis Primero, se ha trocado en Azufre Rojo, éste, por la misma y constante irradiación del Alkahest, se transforma en Fermento Azufroso que por ser un fermento o “levadura”, aumenta y potencia todas sus cualidades.

En última instancia el Fermento Azufroso se cambia en Jugo de Luna que, a su vez, es absorbido por “Nuestro Mercurio” o núcleo mercurial del Rebis Blanco, lo que da lugar a la aparición del Rebis Rojo, Rebis II o Rebis Iluminado.

Al irrumpir en la escena este Rebis Rojo o Iluminado, se produce un notable efecto multiplicador.

Este Azufre Rojo desmaterializa al cuerpo físico.

Esto de “desmaterializarlo” es una exageración, lo que acontece  es que la forma física experimenta una profunda limpieza alquímica. De tal suerte  que se eliminan todos los remanentes metálicos. Se eleva la vibración de la materia física, lo que transforma a los fluidos, mercuriales, en espíritus de alta pureza.