Ireneo Filaleteo, Cap. 13 – 28

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.       AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
“DEL USO DE UN AZUFRE MADURO EN LA OBRA DEL ELIXIR.”

Capítulo 13 acápite 28

Filaleteo  precisa su condición de alquimista, señalando que no hay razón, ni motivo para calificarle de ser un artífice envidioso, por cuanto él ha escrito con pluma audaz, además de emplear un estilo poco usual, y su labor es:  “para honrar a Dios, para utilidad de su prójimo, y asimismo, para condenar a lo mundanal y a las riquezas.”  Agrega que ha nacido ya Elías Artista, y se predican maravillas de la Ciudad de Dios.

“Me atrevo, incluso a decir que poseo más riquezas de las que tiene el Universo conocido, pero las acechanzas de los malvados no me permite utilizarlas.”

ANÁLISIS.

¿Quién es un alquimista envidioso?

Un alquimista envidioso es aquél que guarda y acapara  exclusivamente para sí, todos los conocimientos alquímicos adquiridos en el curso de sus experimentaciones.

¿Quién es un alquimista caritativo?

Es aquél que comparte todos sus conocimientos con otros alquimistas bisoños y menos avisados que él.

Este magnífico autor fundamenta, su caridad, por el hecho de emplear en sus escritos un lenguaje atrevido, osado y poco común, lo que motiva que sea mucho más explícito y asequible en la descripción de los diversos pasos alquímicos.

En todo caso, debe tenerse presente, que sus explicaciones están dirigidas a sus pares y no al sector profano y vulgar en estas materias.

Indica que todo su esfuerzo está volcado y dirigido a honrar al Divino Hacedor, como también a la utilidad del prójimo.

Por otra parte sus escritos pretenden condenar la excesiva avidez de riquezas

Puntualiza que ha nacido Elías Artista. Y

¿Qué significa Elías Artista?

Es un nuevo renacer del Arte Alquímico que se presenta ante la Humanidad como una poderosa fuerza luminosa y ascendente, que envuelve y empapa al vulgo, para despertarlo de sus estados de falsa ensoñación, liberando la materia humana de la pesantez y ceguera que la embarga. La  despierta y purifica para que el Oro vulgar, o Materia no elaborada, capte con mayor intensidad la radiación del Alkahest. Con esta mayor pureza percibe las maravillas propias de la “Ciudad de Dios” u Origen.

Asimismo, Filaleteo confiesa que, con los secretos del Arte Hermético posee más riquezas materiales y espirituales que los que posee el Universo conocido, pero  las acechanzas de los malvados, no le permiten utilizarlas.

Filaleteo se ha liberado de las falsas fantasías externas propias de la personalidad o máscara, y sus pasos, ahora, le llevan a un efectivo desarrollo interior. Ha sido redimido de la gran algarabía mundanal, y percibe la Unidad donde todo es Uno.

Elías Artista, el alquimista que permanece activo desde el origen de la Creación, es el Alkahest, quien no  es susceptible de manipulaciones y sólo se rige por las Artes más excelsas y originales.

Quien conozca a su Yo Superior, comienza  a conocer a Dios.

Y tú, que hurgas en los antiguos y clásicos textos de Alquimia, deja atrás tu falsa altivez de Rey, ya no necesitas de súbditos, confía en el despertar de tu nuevo estado y mantente sigiloso para evitar que fuerzas oscuras paralicen tu estado ascendente, y que tu combustión interior se enlace constantemente con la irradiación del Alkahest, o pases a formar parte de la honrosísima “Cofradía del Alambique Portátil”, integrada por aquellos que no necesitan practicar conscientemente el Solve et Coagula, el cual, posteriormente, después de muchas prácticas de él mismo, ejercitado trabajosamente por tu mente consiente es reemplazado por un Solve et Coagula dirigido por la Mente subconsciente, sin que tú, como mente consciente, no tengas que  mover un dedo, mientras, sin que lo sepas ese ejercicio se lleva a cabo constantemente, siempre y sin parar.