IRENEO FILALETEO, 1645. Cap. 13 – 27

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.       AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
“DEL USO DE UN AZUFRE MADURO EN LA OBRA DEL ELIXIR.”

Capítulo 13 acápite 27

Ireneo Filaleteo escamado y zaherido por las continuas burlas que los Espagiristas de su tiempo, dirigían contra su persona y su obra, los enfrentó airadamente, espetándoles con inquina y sarcasmo lo siguiente:
“¡Tratad vuestras Aguas Pluviales, ¡vuestros Rocíos de Mayo, vuestras Sales! Parlotead a propósito de vuestros Espermas, más poderosos que el mismo demonio.¡”
“Agraviadme con oprobios.”
“¿Creéis que vuestro lenguaje me entristece?”
“Lo repito, sólo el Oro (Tierra) y el Mercurio (Alkahest, Mercurio Coagulado y Mercurio Interno Liberado), son nuestras materias suficientes para trabajar el Arte Alquímico.”
“Sé lo que escribo, y Dios que escruta los corazones sabe que escribo la  verdad.”

ANÁLISIS.

                En primer término, no debemos compartir las expresiones vertidas por Ireneo desacreditando al Arte Espagírico, tanto por no ser propio de un elevado Adepto, y porque dicha Enseñanza ha demostrado hasta la saciedad que es un cuerpo filosófico autosuficiente y completo, si bien unos buscan estructurar la Piedra dentro de sus cuerpos físicos, y los otros fuera de su corporeidad.

  • ¿Qué son las Aguas Pluviales?

Son aquellos líquidos utilizados por los Espagiristas, contemporáneos de Filaleteo, en diversas operaciones efectuadas en vasijas, recipientes y cucúrbitas, en las cuales se destilaba las esencias de plantas, animales y residuos humanos.

Del Reino Vegetal se empleaban  raíces, maderas y semillas, cuyos efectos curaban diversas enfermedades.

Del reino animal extraían residuos de Aguas Fuertes para detectar a los ácidos.

  • ¿Qué es El Rocío de Mayo?

Es un Espíritu Universal, que se renueva constantemente y nos impregna todo el tiempo. Es un Rocío nocturnal influido por la Luna, que se impregna en las plantas.

El Mutus Liber o Libro Mudo (La Rochelle, 1677), plancha N° 4 donde se aprecia un abanico de rayos de luz que irradian: el Alkahest. El Hombre y la Mujer, en la parte inferior retuercen y estrujan un paño, obteniendo para sí el Rocío de Mayo.

Es un Rocío que permite vivir a todas las formas-Vida y las conserva, nada puede vivir en el tiempo sin recibir la acción permanente de este Rocío de Mayo.

Es el Disolvente Universal, su coloración es semejante al té. Su presencia es necesaria en todas las experiencias Espagiristas, y se le recolecta en primavera.

Las Sales a que se refiere Filaleteo derivan de la calcinación de los vegetales.

El Esperma Espagírico o la Fuerza Vital es el que se forma y acumula con cada paso ascendente alcanzado en el proceso espagírico.

Filaleteo, en este acápite, con un desafiante lenguaje incita a los Espagiristas para que lo agravien con oprobios, pues para él tales peyorativos nada significan.

Recalca Ireneo que sólo el Oro (Tierra)  y el Mercurio (El Mercurio Externo, el Mercurio Coagulado y el Mercurio Interno Liberado) son   sus  Materias.

Filaleteo pone por testigo a Dios que lo que él dice es verdad.

¿Cuál  es el fundamento de las discordias entre alquimistas tradicionales y Espagiristas?

En épocas remotas, cuando Hermes, fijó las Reglas del Arte Real, es muy probable que se tratara de las normas de la Alquimia Tradicional de Alto Grado. Sin  embargo,  con el transcurrir de los siglos  un sector adscrito a núcleo de la Alquimia Tradicional de Alto Grado, se desalentó ante lo que ellos concebían como lentitud en los Trabajos, y se separaron de esa Escuela, para fundar otra, que se denominó Espagiria. Nada de reprochable hubo en esa acción.

Los alquimistas Tradicionales  consideraron a los Espagiristas como un hato de traidores, tránsfugas y repudiables desertores, en tanto que los Espagiristas se consideraban un núcleo más inteligente y avanzado. Las divergencias entre ambas banderías fundamentan el odio y rechazo visceral y erróneo que hasta el presente los separa