IRENEO FILALETEO, 1645. Cap. 13 – 26

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

Editor: Fritz Gottlieb                        Autor: Apiano Leon de Valiente

Capítulo 13, acápite 26

 Ireneo Filaleteo expone, en este acápite, la esencia de su método alquímico, al expresar que: El Oro Vulgar o Tierra no elaborada,  es el soporte o basamento materia para obtener la Piedra Filosofal. Sin perjuicio de contar con las presencia activa del Mercurio Corriente.
Con todo, la fórmula propuesta por Ireneo tiene, de hecho, muchos contradictores  ignaros, que objetan lo aseverado por Ireneo.
Ireneo los refuta diciendo: “Y si vosotros sabéis tantas cosas ¿Tenéis, por acaso, la Piedra Filosofal?- Yo La poseo sin haberla recibido de nadie, sino es de mi Dios.
-No la he robado.
– La tengo.
-La he hecho.
-La tengo en mi poder cada día.
-La he trabajado a menudo por mis propias manos.
-Escribo  lo que sé.
-Pero esto no es para vosotros,”  (para vuestro actual estado de conciencia.)

 

ANÁLISIS.

Según Filaleteo el trabajo de la Piedra, como el despertar del Mercurio Coagulado y desarrollar en nosotros al Mercurio Corriente, lo que se fundamenta en el intenso trabajo sobre la materia no elaborada, que está sita en la Columna Hueca de Boaz.

¿Pero qué es el “Mercurio Corriente”?

Es el Alkahest inserto en el Cuerpo del Alquimista en forma de Mercurio Coagulado, cuya energía permanece dormida e inactiva en esa Materia no elaborada, el cual está impedido de actuar a causa del estado endurecido de la materia o basalto que lo envuelve y aprisiona.

El celemín que oculta la luz. SIC.LVCEAT.LVX.VESTRA, Artesón 4 de la 2a. serie, Castillo de Dampierre, Francia.  El celemín está puesto boca abajo cubriendo a una vela encendida. Dicho celemín representa nuestra materia envolvente (sol y luna) coagulando a ese nuestro purísimo Mercurio interno, aprisionando la luz.

El alquimista novicio desconoce la existencia del Mercurio Coagulado, y esta es una situación bastante común, usual y corriente, tanto es así que por eso se ha denominado al Mercurio Coagulado: “Mercurio Corriente”, y que debe ser intensamente trabajado en el sistema propuesto por Ireneo Filaleteo.

Sus contradictores ignorantes sostienen que, muy por el contrario, la capacidad para hacer la Piedra está completa y actuante en los Cuerpos de ellos, sin que se requieran de posteriores trabajos, y que sólo se faltaría agregar  una potente acción externa, a fin de poner en movimiento el proceso que logrará concretar la Piedra Filosofal.

 


El Rocío de los Flósofos”: Catedral de Amiens, Francia. El Alquimista observa cómo un torrente de Luz blanca desciende hasta un Vellocino de Oro. Es esa potente acción externa la que pone en movimiento su Rota Microcósmica para concretar su Piedra Filosofal.

Filaleteo replica refutando a sus contendores que, basta con observar los logros obtenidos por aquellos que obviamente aún no han obtenido la Piedra Filosofal y que, en cambio él,  Ireneo Filaleteo, la posee, y que la ha logrado directamente por su propia experimentación y que, al fin de cuentas, no es un procedimiento que hasta ahora hayan logrado sus opositores.