Ireneo Filaleteo, 1645. Cap.11-XII

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.          AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

CAPÍTULO 11-

”DE LA INVENCIÓN DEL MAGISTERIO PERFECTO”

Acápite 12.

Ireneo precisa:

  1.  “Finalmente vueltos en sí mismos (estos Sabios)…”
  2. “…notaron que el Mercurio así purificado, no coagulado aún,  no era todavía un metal…”
  3. “…pero sí lo suficientemente volátil (purificado) como para no dejar ningún residuo o depósito en el fondo del vaso durante su destilación.”
  4. “Por lo cual a ese compuesto lo llamaron su sol inmaduro y su Luna Viva.”

 

ANÁLISIS.

 

1.- ¿Qué significa que los Sabios estuvieran vueltos en sí mismos? Ello indica que los Sabios entraron en una profunda observación de sus estados de conciencia internos. Es decir, que el enfoque o concentración mental que generalmente está dirigida al exterior, en este caso, cambia de dirección y se endilga a su mundo interior, de modo que las experimentaciones son desarrolladas en el Laboratorio Interno.

2.- A primera vista resulta sorprendente referirse al Mercurio, al Alkahest –que es perfecto-, como algo que no ha coagulado, y aún le falta transformarse en metal.

Pero esto está bien dicho y es así. Porque, en este punto, Filaleteo se refiere a uno de los  Arcanos más secretos y reservados  del grado tercero de la Francmasonería Operativa: La exaltación al Grado Tercero. Es el Misterio que transforma al Compañero en Maestro y en Alquimia, al estudiante que domina la marcha de 5 pasos, en  poseedor de la Conciencia del Rey o Rebis Rojo.

Lo diremos en pocas palabras. El  Alkahest que es el segundo Dios, o el recadero del Dios Innominado, es infinito, inmortal o eterno. Una porción muy pequeña de esta infinidad o Alkahest, penetra en el Cuerpo del Compañero, que está representado por el féretro (o los féretros) que se utilizan en la ceremonia de Exaltación.

En un momento de la Exaltación que  se efectúa prácticamente a oscuras, excepcionalmente un rayo de luz, evidencia al Compañero, que, dentro de ese féretro ya hay otro ser que, en este caso, representa al Alkahest que ya le aguarda para mezclarse y unirse a él.

3.- Esta porción de Alkahest, la que penetra en el ataúd o Cuerpo del Compañero, no obstante  su grandeza y poderío, por amor a la humanidad, se une sin condiciones a la materia del Compañero y no trepida en coagularse a ella e, incluso transformarse   y transformar a la materia en un compuesto de extraordinaria esplendidez, como lo es el Rebis Rojo.

En esta época, la de la augusta Masonería Especulativa, se vive y aplica el Drama de Hiram Habbif, introducido por un iniciado antiguo y anónimo, que conocía el verdadero y específico significado de cada símbolo francmasónico, e instauró esta leyenda, para ocultar  el significado de  este secretísimo Arcano a que hoy se refiere Ireneo Filaleteo.

 

4.- Hay que hacer presente que para reforzar el ocultamiento de este secreto al Alkahest se le dio el nombre de Hiram Habbif.

En este acápite 12 se hace alusión a esta fusión del Alkahest o Hiram Habbif, con el “Cuerpo del Compañero”, y se refiere  una etapa inicial en la que aún no se ha afinado el proceso, pues el Alkahest o Hiram Habbif, no se ha coagulado ni se ha transformado en metal, o parte del Cuerpo del Compañero.

Hiram Habiff, Arquitecto que construyó el Templo  a solicitud del Rey Salomón.

En esta suerte de incompletitud, el Alkahest, en transformación,  es nominado Luna Viva y la materia humana  en evolución, recibe el nombre de Sol Inmaduro.

Pero, ¿Qué es la “Luna Viva”?

Es una Luna sin mancha, es el esplendor que manifiesta el Alkahest, cuya conciencia proyecta hacia  la materia humana un estado de brillantez  que la separa de las tinieblas.

Y por último, ¿Qué es “Sol Inmaduro”? Es una tierra humana, que no llega al estado de conciencia del Rebis Rojo, pero que ya observa en  sí una gran liviandad, y el ordenamiento y aclaramiento de su pensar.