Ireneo Filaleteo, 1645 Cap. 11- VII

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ  GOTTLIEB.     AUTOR: APIANO  LEON  DE  VALIENTE

CAPÍTULO 11

DE LA INVENCIÓN DEL MAGISTERIO PERFECTO.

ACÁPITE 7

Ireneo explica:

  1. “Finalmente, se interesaron en la estirpe de Saturno…”

Finalmente, los Sabios alquimistas de otrora,  se interesaron en la Estirpe de Saturno.

  1. “… y probaron su acción sobre el oro. Y como tenía fuerza para desembarazar al oro maduro de sus impurezas, se dejaron llevar por el argumento de que, más o menos, tendría la misma acción sobre el Mercurio. Pero comprobaron experimentalmente que retenía sus mismas escorias y recordaron el Proverbio que dice: Sé puro, tú que quieres purificar a los demás.”

Y aplicaron esta Estirpe de Saturno sobre el Oro, que es el Mercurio Liberado, que circula por los Nadis del laborante.

Y examinaron la acción que esta Estirpe de Saturno producía sobre el Oro Maduro y comprobaron que tenía fuerzas suficientes para desintegrar a los bloques metálicos que, dentro de los nadis, obstruían la circulación del Oro Maduro.

Los sabios y referidos, recibieron con alborozo este positivo resultado, y en verdad se sintieron muy esperanzados en que esa misma Estirpe de Saturno pudiera disolver a las capas de mineral que aprisionan y adormecen al Mercurio Coagulado.

Desgraciadamente ese segundo experimento fracasó, pues no tuvo ningún efecto sobre las costras minerales que sepultaban al Mercurio Coagulado a raíz de este aciago experimento, los sabios alquimistas de ese entonces, recordaron ese apotegma que puntualiza que hay que ser puro para purificar a los demás.

  1. “Comprendieron que era imposible, a pesar de sus esfuerzos, purgarlo enteramente, ya que en su azufre no había nada metálico, aunque en él abundaba la sal más pura de la naturaleza.”

Comprendieron que es imposible lograr la mortificación y purificación del mineral que cubre al Mercurio Coagulado, porque en la Estirpe de Saturno no hay metales.

ANÁLISIS.

1.- Los Sabios alquimistas del pasado, se interesaron en la Estirpe de Saturno como un medio para depurar, primero al  Oro Maduro, o Mercurio ya liberado que rota o circula por los Nadis del alquimista, y segundo, como un medio  para deshacerse de la capa mineral que aprisiona y bloquea al Mercurio Coagulado, privándole toda acción externa.

¿Quién es Saturno? : Saturno es la tumba del Mercurio Coagulado.

Saturno constituye el catafalco que envuelve e impide la real manifestación del Mercurio Coagulado, que yace adormido en su prisión mineral.

 Pag 159Castillo de Dampierre, Francia, artesón n°4 de la 2a. serie “El Celemin que Oculta la Luz” SIC.LVCEAT.LVX.VESTRA: El celemín está puesto boca abajo, cubriendo una vela encendida. Representa los minerales y metales que aprisionan nuestro Mercurio, simbolizado aquí por la vela encendida. (Véanse Mateo, Cap. 5 v15; Marcos Cap 4 v 21; Lucas Cap. 8 v 16)

                Y ¿Qué es la Estirpe de Saturno? : La palabra “Estirpe” debe ser entendida en la acepción que se refiere a “descendencia”

En otras palabras, la Estirpe de Saturno consiste en una serie de efectos emanados del mismo Saturno, que pueden sintetizarse como la presencia de una atmósfera plúmbea, grisácea, difusa y altamente depresiva cuya influencia malsana penetra hasta los huesos del alquimista, turbando todo pensamiento o intuición liberadora, imponiendo en el laborante una severo pesimismo, o cansancio de vivir.

 2.- Y los antiguos Sabios aplicaron experimentalmente esta Estirpe de Saturno sobre el Oro Maduro que circula  por los nadis del alquimista, para desembarazar a ese oro de los bloques  pétreos que obstruyen su desplazamiento, y alborozados comprobaron que, en realidad, esa Estirpe de Saturno disuelve a los costrones metálicos insertos en los nadis.

El  alivio experimentado por el Oro Maduro en su circulación tiene su origen en aquellos “Dolores de la Vida” que gatillan la vivísima y mordiente percepción del hartazgo que conlleva una existencia rutinariamente sumergida  en el mal y hace añorar, con intensidad suma, el poder acceder a la Luz Iniciática, que le lleve a ingresar a la  secreta Escuela del Ars Regia.

En la cuestión que nos ocupa, hay que tener presente que no por el hecho de penetrar en la alquimia, han de suspenderse los dolores de la vida, ellos continúan, pero si el laborante tiene el coraje de mirar cara a cara a aquellos problemas que generan ese dolor y desaliño, motivará que desaparezcan los bloques incrustados en su materia, que son los que generan estos problemas.

3.- El descubrir la acción que tiene la Estirpe de Saturno sobre los impedimentos que obstruyen la circulación del Oro Maduro, les entusiasmó sobre manera, porque pensaron que quizás la Estirpe de Saturno también podría liberar al Mercurio Coagulado de la costra mineral que le envolvía y  aprisionaba.

Pero, desgraciadamente, comprobaron experimentalmente que esa Estirpe de Saturno es incapaz de deshacer las impurezas minerales que atrapan al Mercurio Coagulado y a raíz de este fracaso se acordaron de ese apotegma que asevera que “hay que ser puro  para que puedas purificar a los demás.”

 

Pag 171NOTRE-DAME DE PARÍS – Pórtico central: “El régimen de Saturno”. El anciano se ve disminuido y aplastado por sus temores, se apoya en su materia de piedra, la cual erróneamente pretende sustentarse a sí misma. Él ya ha tenido contacto con la Enseñanza, presiente  su liberación, no obstante persistir los obstáculos en el sendero.

Comprendieron entonces que, definitivamente, era imposible que la Estirpe de Saturno ataque y disuelva a las capas Minerales que conforman  la cárcel donde está adormido y confinado el Mercurio Coagulado.

Lo anterior se debe a que  la Estirpe de Saturno no hay azufre activo, sino sólo en potencia.