Ireneo Filaleteo 1645. Cap 11-IV

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY

EDITOR. FRITZ GOTTLIEB.     AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

Capítulo 11.

“DE LA PREPARACIÓN DEL MAGISTERIO PERFECTO”    

ACÁPITE 4.

Ireneo Filaleteo opina:

  1. “Por esta firme razón, rechazaron todas las sales, excepto una, que es el primer ser de todas las sales, que disuelve a todos los metales y de la misma manera coagula al Mercurio, pero esto no se hace más que por una vía violenta.  Por lo cual un agente de esta clase se separa de nuevo de los cuerpos que ha disuelto, sin perder nada de su peso y de sus cualidades”

 Debido a que los Menstruos internos o externos evidenciaron ser incapaces de remover las escorias minerales que cubren al Mercurio Coagulado, los alquimistas de antaño dejaron de utilizar todas las sales, excepto el Azufre que es el que disuelve a todos los metales y. además, fija o retiene al Mercurio. Esta disolución o licuación, como la fijación del Mercurio sólo se logra mediante la Vía Violenta. En este caso, el Azufre que ha disuelto a minerales y metales de baja calidad, se separa de ellos sin perder un adarme de su peso y de sus cualidades y recomienza en otros sectores de la materia no elaborada su actividad purificadora, tantas veces como sea necesario.

  1. “Por lo que los Sabios reconocieron al final que en el Mercurio había crudezas acuosas e impurezas terrosas que, profundamente incrustadas, impedían que fuera digerido, y que no podían ser eliminadas más que por la inversión de todo el compuesto. Aprendieron, digo, que si podían liberarlo de sus escorias, conseguirían volver fijo  al Mercurio. En verdad este contiene en sí mismo un azufre fermentativo del que las más mínima porción (granum) sería suficiente para coagular todo el cuerpo mercurial , si se pudieran separar las impurezas y crudezas”

 Los sabios artífices reconocieron, al final, que el Mercurio Coagulado, estaba cubierto por: Crudezas Acuosas y por Crudezas Terrosas.

Estas crudezas impiden que el Mercurio sea digerido, absorbido o aprovechado por el laborante y quedó claro, por otra parte, que esas acuosidades y terrosidades sólo podían ser eliminadas mediante “Una Inversión Total” (del Sistema). Es decir que el alquimista sea dirigido por el Alkahest y no por energías inferiores.

Descubrieron que si al Mercurio Coagulado -si se le retiraban las placas minerales que le cubrían se tornaba en un Mercurio  Interno  Liberado o activo, que podía fijar al Mercurio Externo al Vaso  de los humanos.

tubalcainTubalcain, el que sabe trabajar los Metales, conocido también como “El forjador de metales”

Nuestro Mercurio, o Núcleo del Mercurio sito en el Rebis Blanco contiene, en sus entrañas  _por haberlo deglutido_  un Azufre fermentativo o fermento azufroso del cual, la más mínima porción  basta para coagular o fijar a todo el cuerpo Mercurial, siempre que primero se puedan separar las impurezas y crudezas acuosas y térreas que cubren al Mercurio Coagulado.

  1. “Por este motivo, intentaron varias purgaciones, pero en vano puesto que esta operación requiere una mortificación y una regeneración para las que es necesario un agente interior”

Las referidas crudezas no tocan al Mercurio Coagulado, no se introducen en él, puesto que están incrustadas férreamente en el Azufre, que es  nuestra personalidad o inteligencia en continuo desarrollo bajo los influjos del Arte Real.

De modo que las Crudezas o impurezas no están en el Mercurio Coagulado, ni en el Mercurio Interno Liberado y aún menos en el Mercurio Externo o Alkahest, porque la pureza y potencia de todo Mercurio rechaza y no cobija a ningún tipo de deficiencia.

Esta constante lucha contra la oscuridad y la limitación, este Trabajo de Hércules, se prolonga en tanto exista una mácula en el Azufre humano.

Una vez sobrepasada la Vía Larga. La brega por la depuración, se cambia de redondel o palestra donde se llevan a cabo las contiendas alquímicas. Ahora todo continúa en el Núcleo Azufroso del Rebis Blanco, específicamente en el Fermento Azufroso, donde la Materia deja de ser tal, al liberarse de su forma.

Este Azufre inmaterial cuando alcanza el nivel de conciencia del Jugo de Luna es deglutido por Nuestro Mercurio, sito en el Núcleo Mercurial del Rebis Blanco, en cuyo vientre, a partir  de hora, permanecerá como azufre fermentativo, del cual la más mínima proporción es suficiente para coagular o fijar a todo el Cuerpo Mercurial-siempre que se borre toda mancha de suciedad, del azufre que cubre al Mercurio Coagulado.

Para alcanzar este grado de pureza, los primeros artífices, intentaron numerosas purgaciones basadas en  la aplicación  de Menstruos, pero todo fue en  vano. Porque para obtener este propósito de  pureza superlativa de un Agente Interno, o capacidad de la Materia de limpiarse a sí misma, condición  que no proporcionaban los Menstruos.

 ANÁLISIS:

1.- ¿Qué se entiende por rechazar las sales? Es tener la firme convicción de la inutilidad e inconveniencia de utilizar Menstruos para limpiar o liberar  al Mercurio Coagulado de sus crudezas.

2.- El uso de Menstruos consiste en   recordar o imaginar intensa y vívidamente situaciones que te encienden de ira y te imprimen una iracundia descontrolada, un ansia destructora para  que con ello se produzcan en tu interior altas temperaturas  que limpien las impurezas que cubren a tu Mercurio Coagulado. La obsoleta aplicación de Menstruos, es ineficaz, en la práctica y en la teoría para resolver ese cometido de limpieza, ya que, con ellos, la personalidad o Azufre del alquimista, se quebranta, se disloca y e empaña con un desasosiego insidioso y falaz. En la actualidad sabemos con certeza que la única manera de pulir la Piedra  consiste en  aplicar al estudiante el Primer Régimen de Mercurio o Solve et Coagula y no con Menstruos como se acostumbraba  en un pasado remoto.

 Para los efectos de limpiar durezas acuosas y terrosas, que cubren al Mercurio Coagulado, debe utilizarse una Vía Violenta, esto es, generar mediante el Azufre un calor máximo que disuelva a las materias pétreas obstructoras ya referidas.

Premium version. rev tam 14 RR_page137_image1Aurora Consurgens, s. XVI: “El martirio de los metales.” El contenido de esta compleja figura, evidencia que la materia no elaborada debe someterse a profundos cambios antes de lograr su liberación. (Cap. 3, Las Cuatro Alas de Mercurio)

Este calor, en referencia, se concreta, primero, con la férrea volición de alcanzarlo, más la ayuda de la irradiación del Alkahest que termina por concretarlo. Asimismo, es menester valerse de la Vía Violenta para cercenar de raíz a todos los impedimentos que desorientan a la materia, y la inducen a una retrogradación continua.

El Azufre, que es el Agente, se separa de los cuerpos que ha disuelto, y limpia mortificando a las durezas acuosas y terrosas, y no obstante influirlas, el permanece separado de las abajadas durezas de la materia prima, sin perder un adarme de su peso y su fuerza.

Los sabios comprobaron que,  en general, el Mercurio Coagulado estaba cubierto con crudezas acuosas e impurezas terrosas, lo cual impedía a los estudiantes del Ars. Regia  digerir, aprovechar y gozar de las cualidades Mercuriales.

Las crudezas equivalen al lamentable estado de la materia vulgar, antes de ser elaborada alquímicamente. Esta tierra es semejante a un barco sin timón y al garete, donde los vientos huracanados la hacen naufragar una y otra vez, hasta consumirla y ahogarla en las aguas cenagosas del Caos.

Pero ¿Qué son las Impurezas Terrosas?, Ellas son los mal conformados bloques que obstruyen la libre circulación de nuestro Oro, o Mercurio Interno Liberado.

Y ¿Qué son las Impurezas Acuosas? Son las abajadas manifestaciones  de oscuras emociones, que tiñen de negrura a las acciones de  la materia y la prenden a un estado de desequilibrio emocional, vibraciones negativas que rompen la total armonía y equilibrio de tu materia, y la fija en un permanente descontrol, que la enferma y destruye, impidiendo cualquier ayuda exterior.

Las crudezas no pueden ser eliminadas, sino por la total Inversión del curso de tu vida, actos, vale decir, que el laborante debe ser dirigido por el Alkahest y no por las energías inferiores.

En efecto, nuestros antepasados alquimistas descubrieron que si liberaban de sus escorias al Mercurio Coagulado, el rendimiento y velocidad de la Gran Obra se hacen manifiestos.

3.- Ahora corresponde analizar el punto tercero de las aseveraciones de Ireneo Filaleteo.

Pero. ¿Qué es analizar? Y sobre todo ¿Qué significa analizar un texto alquímico?

La primera parte de este proceso, es semejante a lo que conocemos como el análisis más generalizado: El contexto, el todo, es fragmentado, dividido en sus partes más simples y significativas, las que se leen y meditan pausadamente, así según sea el entrenamiento de la alumna o alumno, en la práctica del Solve et Coagula, surgirán, espontáneamente, en nuestra conciencia, nuevas ideas complementarias. Luego este material segmentado y las nuevas ocurrencias, si las hay deben ser reconstituidos, como una sola unidad EN NUESTRO INTERIOR y NO FUERA DE NOSOTROS. Para que ingresemos y nos  adentremos en la alquimia, y la experimentemos de primera mano, y no quedemos como un observador que se limita a contemplarla desde afuera.

Veamos, una de las ideas segmentadas, del todo o texto, es:

“Las  durezas acuosas y terrosas, sólo nacen y se quedan en nuestro Azufre, inteligencia o personalidad kamamanásica, y no se introducen, ni envisten contra el Mercurio”

Observa cuidadosamente esta idea, proyéctala a tu mundo interior,  y visualiza en ti que hay dos sectores, uno que es tu personalidad, tu inteligencia que  se mancilla, daña y envilece con cada acto torcido o “error en  el blanco” que cometas, y es la parte que quizá haya de blanquearse en algún tártaro o infierno, que mencionan las religiones, en tanto que el otro espacio el del Alma y del Espíritu queda al margen de todas las consecuencias de tus faltas graves y medianas.

A continuación, en el acápite en comento, saltan a la vista, otros segmentos importantes, como lo es el siguiente:

Incluso en la Vía  Corta, continúa la estricta exigencia de normas de limpieza, cuando se puntualiza: Desde el momento que Nuestro Mercurio se ha tragado al Azufre en forma de Jugo de Luna, Nuestro Mercurio lleva en su vientre un azufre fermentativo, capaz de fijar a todo el sistema Mercurial. Siempre que el Mercurio Coagulado haya sido liberado de las capas minerales infectas que le cubren.

Ahora ¿Te has preguntado por qué es tan importante la pureza del alquimista, en la esfera del Arte Real? Porque la Pureza se transforma en Poder.

En efecto, con el  estado de pureza física, emocional y mental, la materia se descarga del peso de sus escorias, y asciende a planos más encumbrados donde puede absorber la irradiación de un Alkahest más puro, y eso equivale a Poder.