IRENEO FILALETEO, 1645, 10-III

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR FRITZ GOTTLIEB       AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

CAPÍTULO 10

“DEL AZUFRE QUE SE ENCUENTRA EN EL MERCURIO FILOSÓFICO.”

ACÁPITE TRES.

Ireneo afirma que:

1.- El Mercurio homogéneo, puro y limpio (Nuestro Mercurio), ubicado en el ¨Rebis Blanco” se ha llenado con el núcleo de Azufre del Rebis Primero a estas alturas. Tiene ya  la conciencia   del Jugo de Luna.

2.- Este Azufre (Jugo de Luna)  debe ser hecho por nuestro propio artificio.

3.- Este Mercurio Puro se coagula a sí mismo, por contener en sus entrañas Jugo de Luna, más la acción exterior de un calor conveniente o Alkahest, quien determina que sea el Azufre  el elemento coagulador, que retiene al Mercurio en el Vaso, y no se difunda en el espacio. Es el Alkahest quien dispone cada paso de la alquimia en el correspondiente Laboratorio Interno.

4.- La coagulación del Mercurio se manifiesta en forma de Flor de Leche, que nada encima del compuesto- tal como una tierra sutil sobre las aguas.

5.- Este compuesto no se coagula (no se adhiere)cuando  se une al sol o Tierra, pero  día a día este Compuesto se ablanda cada día más cuando se disuelven los cuerpos, los Espíritus (de Fuego) comienzan a coagularse, adoptando un color muy negro o endrino y a emitir un hedor insoportable.

Lo  anteriormente expuesto evidencia  que el  Azufre Espiritual de los metales es verdaderamente   el primer motor  que hace dar vueltas a la rueda,  e imprime su giro al eje.

6.- Este compuesto (integrado por Nuestro Mercurio, Jugo de Luna, y El Rocío Cocido, emanado del Alkahest,)  conforma un Oro Volátil, que no está suficientemente digerido por la materia, con todo, es tan puro, que basta con efectuar una digestión más para  que se transforme en Sol (o Tierra).

7.- Si este compuesto integrado, como dije, por Nuestro Mercurio, Jugo de Luna y Rocío Cocido, se une a un Sol (Tierra), ya perfecto por el trabajo alquímico, no se coagula a ella, pero irradia y disuelva a este Oro Corporal o Materia y se queda  con ella manteniendo la misma forma  de la materia ya disuelta.

8.- Pero para que todo esto se produzca, debe preceder una muerte.

proceso-boaz

 

ANÁLISIS:

1.- El que Nuestro Mercurio engulla al Azufre en forma de Jugo de Luna no es ni una injusticia, ni una tragedia.

Es, muy por el contrario, un paso tan excelso y significativo, que difícilmente podría siquiera imaginarlo quien ya no haya comenzado degustar sus primeros sabores, porque se trata de lograr una sazón que, en nuestra evolución, aguardábamos lograr hace miles y miles de años, por  decir poco.

Imagínense Uds. al hombre y la mujer, que durante eones y eones para resolver sus problemas estuvieron  restringidos al uso  de un pensar azufroso o simplemente racional, ese que proporciona la mera inteligencia  y personalidad humana o Azufre, forjado desde la Columna Boaz, cuyo lentísimo curso o desarrollo se inicia con las Palomas de Diana y finaliza con el Jugo de Luna

Sólo enraizarse en lo racional, equivaldría a que el Francmasón, al observar el Ara, únicamente considerara la Escuadra y no reparara en la existencia el Compás.

Ahora bien, con el hecho que Nuestro Mercurio deglute al Jugo de Luna. Se anuncia que al proceso del pensar se acopla, ni más ni menos que nuestra Alma, con todo su acopio de Sabiduría eternal.

2.- El Azufre en forma de Jugo de Luna ha de deberse a nuestro propio artificio- esto quiere decir que se ha estructurado desde las Palomas de Diana, Las Aguas Metálicas, Las Aguas Leprosas, El Echeneis, El León Verde , El Azufre  Fuego, El Fermento Azufroso y El Jugo de Luna.

3.- Nuestro Oro no se volatiliza, porque lo retiene o fija el Azufre en forma de Jugo de Luna que vive en sus entrañas

4.- ¿Qué es la Flor de Leche?

Representa la perfección máxima que alcanza lo azufroso, en este caso. La elevación tanto del Azufre Blanco, cuando se transforma en Azufre Rojo, mientras está en el Núcleo Azufroso del Rebis Blanco, como al mismo tiempo la pureza que alcanza este Azufre cuando asciende desde el Fermento Azufroso a Jugo de Luna.

Esta Flor de Leche es el resultado de la unión del Fermento Azufroso con el jugo de Luna. Ambos producen un compuesto enaltecido necesario para formar el Rebis Rojo

5.- El Compuesto integrado por Nuestro Mercurio,  Jugo de Luna y Acción de la irradiación del Alkahest en forma de Rocío Cocido Constituye un Oro Volátil

Cuando el Compuesto ya referido se une al sol o Tierra No Elaborada,  este compuesto no se coagula, y permanece como tal adherido a la materia vulgar, haciéndose (este compuesto) cada día más blando. Y cuando esa Tierra se disuelve, comienzan a aflorar Espíritus Ardientes que al coagularse emiten un olor muy fétido, y adoptan una coloración muy negra, que anuncia al Nigredo anterior al arribo del Rebis Rojo.

Todo esto nos evidencia que este Azufre (Jugo de Luna) es el motor, rueda y eje de todo el proceso alquímico.

6.- Nuestro Mercurio, más los agregados de Jugo de Luna y la acción del Alkahest en forma de Rocío Cocido, constituyen un Oro Volátil, que aún no está suficientemente digerido por la Tierra, sin embargo, es bastante puro, por eso es que con una digestión más, se transforma en Sol puro o Rebis Rojo.

7.- Pero si este mismo compuesto integrado por Nuestro Mercurio, Jugo de Luna y Acción del Rocío Cocido, SI SE UNE A UNA TIERRA  YA PERFECTA O ALQUÍMICAMENTE ELABORADA:

EL Compuesto no se coagula en la Tierra, pero con su propia irradiación disuelve al Oro Corporal, con el cual se une después de la disolución del Oro Corporal, manteniendo y conservando la misma forma exterior de ese Oro corporal.

8.- Seguidamente, Filaleteo menciona que:

Una Muerte debe necesariamente preceder a la unión perfecta, para que después de esa muerte, sea todo  simplemente unido, no conformando una perfección, sino miles de perfecciones.

La muerte del Compuesto, corresponde a la Fusión que antecede a la formación del Elixir Rojo.

A partir del  Azufre Rojo ya situado en el núcleo Azufroso del Rebis Blanco, se suceden numerosos y permanentes cambios, de modo que el Azufre Rojo se transforma en Fermento Azufroso, y el Fermento Azufroso se troca en Jugo de Luna.

piramides

El Jugo de Luna es, seguidamente, absorbido por el Núcleo Mercurial  o Nuestro Mercurio, que por ello se transforma en Rebis Rojo, que sometido a una elevada y enaltecida combustión, se transforma en Elixir Rojo, que se funde en el  Mar del Alkahest, unión que representa a la resurrección de la materia que retorna a su estado original,

Sin perjuicio de lo anterior, este mismo fenómeno se reproduce en el Vaso y su contenido, pues, en sucesivas etapas, desaparecen todos los agregados y formas ilusorias que mantuvieron a la materia rendida a una sucesión de personalidades  incompletas e inquebrantables, y que son transformadas en una conciencia liberada cuya pureza disuelve a la tiranía inferior, para prenderse a la Luz y ser la verdadera composición o estado propio del Origen.