Ireneo Filaleteo, 1645. Cap 6 – V

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.        AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

CAPÍTULO 6, ACÁPITE 5.

Ireneo Filaleteo nos informa sobre:

  1. La aparición de un segundo ¡Hágase la Luz!
  2. El primer Fiat Lux bíblico,  consultado en los textos sagrados de muchas naciones, tuvo un carácter macrocósmico. En cambio, este segundo ¡Hágase la Luz! tiene la configuración de un fenómeno microcósmico que sólo afecta a cierta clase de individuos, aquellos que profesan asiduamente el Ars Regia.
  3. Este posterior advenimiento lumínico hace que la Luz o Mercurio Interno, que el alquimista ha acumulado con su sostenida práctica del Solve et Coagula, se reordene, tomando la forma de siete franjas o escalones ascendentes, que simbolizan a siete tareas alquímicas, o verdaderos siete trabajos de Hércules.
  4. Con este esfuerzo, sólo comienza la ronda de trabajosos afanes, toda vez que el completo desarrollo de la alquimia, exige de sus practicantes la ejecución de dificilísimas 21  tareas consecutivas. Estos 21 trabajos se agrupan en tres grupos, cada uno compuesto por siete tareas. Estas 21 tareas internas deben cumplirse en un plazo de siete días, que más que siete jornadas son siete largas etapas que pueden prologarse por años y vidas.
  5. La séptima etapa, será para ti el Sabbat o Día del Reposo. Desde ese momento, (A partir desde el Sabbat) hasta el Final de Revolución del Año, puedes esperar la Generación del Hijo del Sol Sobrenatural, que vendrá al mundo cerca del final de los siglos, para liberar a sus hermanos de toda impureza.

 ANÁLISIS.

La silente voz del Absoluto o Dios Innominado, ordena al Alkahest que se configure, dentro del alquimista, un segundo ¡Fiat Lux! cuyo resplandor, al principio, adopta la forma de siete franjas, que simbólicamente representan siete duros trabajos alquímicos.

Estas siete tareas iniciales, o Trabajos de Hércules, cubren todo el quehacer alquímico de la Vía Larga, estas siete labores primerizas forman parte de “un solo paquete” compuesto por 21 labores que cubren todo el desarrollo del Ars Regia.

 Entonces tenemos:

Siete trabajos alquímicos en la Vía Larga, y 14 trabajos alquímicos en la Vía Corta. (Siete más Siete.)

Toda esta gama de acciones transforman, a la postre, al hombre metálico en Hombre Elixir Rojo.

En las primitivas y respetables Logias Operativas del pasado, la totalidad de los 21 trabajos de la alquimia, se velaban en la forma de un enorme dado (Piedra cúbica) con sus 21 pintas, que nos recuerda el “Siete y Más”  (7 x 3 = 21).

Premium version. rev tam 14 RR_page397_image1Artesón 6 primera serie Castillo de Dampierre: *VTCUMQVE*  El dado está aquí para recordarnos sintéticamente todo el proceso alquímico necesario para hacer la Piedra Filosofal.

Veamos las seis caras de este dado:

Cara 1, una pinta.

Cara 2, dos pintas.

Cara 3, tres pintas.

Cara 4, cuatro pintas.

Cara 5, cinco pintas y

Cara 6, seis Pintas.

La suma las pintas proporciona el resultado de 21 Pintas o 21 trabajos alquímicos.

Esta misma Piedra Cúbica está presente en el artesón 5 de la primera serie del Castillo de Dampierre:

Premium version. rev tam 14 RR_page460_image1Arteson 5, de la primera serie Castillo de Dampierre. *MODICE*FIDEI*QVARE*DVBITASTI* Aquí se representa a la Piedra Filosofal como una piedra cúbica, a la usanza de los Masones Operativos.

y también en una fuente situada en VertBois, en París, construida en 1663:

FUENTE VERTBOISFuente en Vert Bois, París: Está esculpido un navío que transporta una enorme Piedra Cúbica. Una vela aparece izada de manera incompleta para que se pueda ver la secreta carga que transporta

LOS SIETE PRIMEROS TRABAJOS, PROPIOS DE LA VÍA LARGA.

Se realizan, como ya dije, durante el recorrido de la Vía Larga o lo que es lo mismo, dentro de la Columna Hueca Boaz de las RR.LL. Operativas.

Estas descomunales tareas, agobiantes y, sin embargo esclarecedoras e ineludibles, son las siguientes:

  1. Fragmentación.
  2. Licuación.
  3. Fermentación.
  4. Corrupción
  5. Putrefacción.
  6. Volatilización e
  7. Igneidad
  1. La Fragmentación.

Es el proceso de quebrantar, dividir, fragmentar en pequeños segmentos a los grandes bloques minerales y metálicos insertos en el contenido del Vaso de hombres y mujeres. La filosa irradiación del Alkahest, cumple con esta tarea.

La materia árida así tocada y penetrada por la ardiente emanación del Alkahest, se convulsiona y se resiste a tal intrusión, valiéndose de una Energía y Fuerza baja e instintiva.

El Alkahest la somete a una intensa combustión, con el propósito de dividirla en microscópicos fragmentos.

  1. La Licuación.

A pesar de haber sido fragmentada la materia, mantiene viva su corrosividad y malevolencia, por ello es menester que el Alkahest, después de la fragmentación, la transforme en un agua pesada y hedionda, de una fetidez propia de las aguas estancadas.

El magma se hace fusible, es decir, la costra metálica fragmentada se funde completamente adquiriendo un aspecto de una ebullición oscura.

La licuación o fusibilidad de la costra metálica ocupa un tiempo indefinido.

El avance de este proceso depende de la capacidad que tenga la materia para absorber la Luz Mercurial y del oscurecimiento que afecte a esa misma Tierra.

Las partículas adheridas a las paredes del Vaso requieren de múltiples lavados ígneos para licuarse y así acceder a estados de superior purificación.

Una vez licuada la materia, el Alkahest irradia con mayor fluidez a la Tierra así tratada.

CONTINÚA…