Ireneo Filaleteo, 1645. Capítulo 6-I

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: Fritz Gottlieb.                  AUTOR: Apiano Leon de Valiente.

 

CAPÍTULO 6.

EL AIRE DE LOS SABIOS

ACÁPITE 1.

 

Filaleteo indica, en este acápite 1, que la Extensión o Firmamento, representa  la capacidad de ocupar una parte del infinito que, en este caso, es una potestad capaz abarcar a los espacios de ilimitada extensión.

El Término Firmamento, empleado por Ireneo, como sinónimo de Extensión,  alude a la Bóveda Celeste en la que están, aparentemente diseminados los astros.

Ahora bien, tanto los vocablos Extensión, Firmamento, Bóveda Celeste y el mismo Caos, son llamados  Aire en la Biblia.

Puntualiza Filaleteo que en esta común denominación se fundamenta un notable secreto.

El Aire Firmamental, donde quiera que se encuentre,  hace las veces de un Separador de las Aguas.

                Con esta separación de las Aguas, la Alquimia se manifiesta como un sistema que se armoniza completamente con el Mundo Mayor, toda vez que el Aire, manifestado como Firmamento, conforma una línea horizontal infinita, que divide a las aguas en Puras e Impuras:

 

                          AGUAS PURAS

xxxxxxxxxxxxxxxxxxx FIRMAMENTO xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

                         AGUAS IMPURAS

El género humano, debido a su escaso desarrollo actual, sólo está capacitado  para ver, sentir y experimentar a las Aguas Oscuras, turbulentas y corrosivas, situadas bajo la línea divisoria o Firmamento.

Pero estos hombres y mujeres no pueden, ni siquiera imaginarse la enaltecida calidad, potencia y poder regenerativo de las Aguas Puras, ubicadas sobre el Firmamento o línea separadora entre puro y lo impuro.

En cuanto atañe al microcosmos,  hombre y mujer, ambos tienen aguas minerales centradas (dentro de sí) y aguas excentradas) aguas minerales situadas fuera de sí.

Las aguas minerales excentradas son aquellas que se manifiestan desde el exterior, desde la fauna social, robótica y mecánica, en forma de ataques, insidias, tribulaciones de todo orden que atentan en contra de nuestra integridad y derechos humanos.

Estas aguas minerales excentradas son muy fáciles de ver o advertir cuando nos zahieren.

En tanto que las Aguas Minerales Centradas que están dentro del hombre, son invisibles para su mesero, escapan a su vista y sin embargo, existen en realidad.

                ANALISIS del Acápite 1:

¿Cuál es el secreto que fundamenta que el Caos, al igual que el Alkahest, sea también identificado como Aire?

El Caos es denominado Aire porque su malignidad permea a toda la Creación, al igual que lo hace la bondad del Alkahest.

Es llamado también Aire el Firmamento que divide a los campos de lo Enaltecido y de lo Degradado, porque su trazo abarca también al Cosmos.

¿Qué Aguas son las que se ubican sobre la línea del Firmamento? Consisten en la graduada irradiación del Alkahest, que desciende desde lo infinitamente superior o Dios Innominado. Son las Aguas Puras, que se emplazan  sobre las limitaciones del Caos. Estas Aguas Puras contienen la Puridad y la consecuencia de esa Limpidez, el Poder que las mantiene por sobre la naturaleza sub-lunar, o estado no elaborad de la Tierra o Materia.

Este Alkahest o Aguas Puras, en su descenso, aminora el ardor  de su Fuego, para acomodarlo a la resistencia de las Aguas inferiores y no quemarlas y destruirlas con su presencia.

Nut-la boveda celesteEn el antiguo Egipto o país de Khem: a la Bóveda Celeste (Nut) se le representa como una mujer apoyada en la punta de los dedos de sus manos y pies. Abajo está la  Tierra (Geb), y en medio de ambos está el Aire (Shu). 

Y ¿Cuáles son esas otras Aguas Impuras que se sitúan bajo la línea del Firmamento? Ellas emanan constituyen la Tierra o materia no trabajada por el Arte Real.

De tus Aguas Impuras y contaminadas, emana una Fuerza endrina, mecánica que al activarse arrastra todo lo que toca y pervierte, a un permanente estado de tenebrosidad.

Pero cuando la pureza alcanzada por la materia empieza a   superar al grado de la impureza que la oprime, el Alkahest, Agua de Fuego o Agua Pura, imprime en su  flujo el necesario grado de intensidad, necesaria para que permee y traspase a toda materia centrada en su enaltecimiento.

Las energías y Fuerzas oscuras y minerales que se mueven en el exterior, o en el entorno del hombre y de la mujer, son fácilmente distinguibles por el dolor que inflige un agresor oscuro a una víctima igualmente entenebrecida.

En tanto que las Fuerzas y Energías perversas que campean dentro de sí mismo , no son visibles para su mesonero, porque para que sean vistas y reconocidas como propias por el observador, se requiere, que éste mantenga dentro de sí,  un estado de silencio y aquietamiento mental que no poseen hombres y mujeres robóticos.

Con todo,  esa aminorada y débil capacidad de apreciar las propias negruras, puede ser intensificada mediante la ejecución diaria del ejercicio del Solve et Coagula, que permite una creciente conexión con la irradiación del Alkahest, que corrige y burila el estado cenagoso de quien comienza la Vía Larga.

Las energías de la irradiación del Alkahest se manifiestan desde que el practicante de alquimia se da cuenta de la telaraña de plomo que le envuelve, y se manifiesta en ellos la imparable e insobornable decisión de trocar su deficiente nivel vibratorio, por otro de superior condición, con el propósito de que la imantación del Alkahest pueda disolver los deshechos que le oprimen y sofocan.

Sólo entonces comenzará el interesado a vivenciar que es poseedor de un enorme potencial que, elaborado debidamente, ha de  despertar y manifestar el poder omnímodo inserto  en el núcleo central del Mercurio Coagulado. Cuyo imperio impulsará la formación o extracción el Hombre Nuevo o Superior.