Ireneo Filaleteo 1645. Capitulo 5-II

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

 AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.               

CAPÍTULO 5.

ACAPITE 2

  1. Ireneo indica que es preciso que el Cielo sea unido con la Tierra “encima del lecho nupcial”. Así (El Cielo) reinará con honor sobre la vida Universal.
  2. Filaleteo sostiene que la Tierra es un cuerpo pesado, matriz de los minerales, a los que conserva secretamente en sí misma, aunque llevando hacia la luz a los árboles y a los animales.
  3. El Cielo es allí donde están los grandes luminares, junto con los astros, ejecutan sus revoluciones y comunican a través de los aires sus fuerzas a los seres inferiores. Pero en el principio todos los cuerpos confundidos formaban el Caos.

 

ANÁLISIS del ACÁPITE  2.

 

                En Este acápite dos, del capítulo 5, Filaleteo nos informa que es preciso que, tanto desde un punto de vista macrocósmico como microcósmico, se unan el Cielo y la Tierra, esos gigantes siderales que, con sus desaforadas envestidas se disputaban y siguen pechando,  milímetro a milímetro, por el dominio del cosmos y, sobre todo, por la potestad de determinar el destino del ser humano.

Esta referida unión, en lo que respecta al hombre y a la mujer debe llevarse a cabo en el lecho nupcial, es decir, por medio de la primera boda alquímica, aquella en que la radiancia del Alkahest contacta e insemina por primera vez al género humano.

Premium version. rev tam 14 RR_page271_image1Esta figura del pórtico central Catedral de Notre Dame, París representa una tierra que ha sido removida desde su Caos y que se ha dejado traspasar por un Fuego procesador: el Alkahest.

Agrega Ireneo: “Así reinará con honor sobre la vida universal” ¿Quién imperará con prez sobre la vida universal? ¿El Alkahest? ¿El Hombre y la Mujer?

El Alkahest no, porque Él creó, con su propia materia, a la Vida Universal, y está muy por encima de su creación. Quien se enseñoreará de ella es el Hombre y la Mujer.

El Hombre y la Mujer deberán hilar jornadas sin término, hasta devenir en seres con la conciencia propia del Elixir Rojo que se sumergirán y disolverán conscientemente en el Mar del Alkahest.

Filaleteo, como en otras ocasiones, al referirse a nuestro planeta, dice que la Tierra es un cuerpo pesado, matriz o minera de los sucesivos minerales, cada vez más evolucionados, a los que conserva en secreto y da a luz en el momento oportuno, también acota, este autor. Que el planeta tierra  lleva hacia la luz a los árboles y a los animales.

¿Por qué Ireneo, al describir la tierra, omite decir que también está compuesta por metales? Porque Filaleteo hace mención a una tierra mucho más evolucionada que la primitiva, pues ya casi culmina la Vía Larga y en su abrupto derrotero, ya ha desgastado y tornado en luz a sus metales, restando a esas alturas sólo las formaciones minerales.

El Cielo que nos presenta Filaleteo está compuesto, en el espacio, por las grandes luminarias, el Sol y la Luna, más los astros, quienes se desplazan con revoluciones conocidas por la Ciencia, aunque ignoradas en sus significaciones y reales efectos que explicamos en el acápite anterior.

No obstante, todo este complejo y sublime engranaje, con sus luminarias y astros, no era al principio del principio, sino un oscuro, fétido  y cristalizado Caos.