Ireneo Filaleteo 1645, Capítulo 5-I

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

Autor: Apiano León de Valiente

Editor: Fritz Gottlieb

CAPÍTULO CINCO:

EL CAOS DE LOS SABIOS.

ACAPITE 1

  1. Los Sabios de este Arte, están contestes en que la Gran Obra sea comparada con la Creación del Universo.
  2. Agrega éste autor que en el principio Dios creó el Cielo y la Tierra. Y la Tierra estaba desocupada y vacía.
  3. Y las Tinieblas estaban sobre la faz del abismo.
  4. Y el Espíritu de Dios era llevado sobre la faz de las aguas y
  5. Dijo Dios “Que sea la Luz” y la luz fue.

 

ACAPITE 2

  1. Ireneo indica que es preciso que el Cielo sea unido con la Tierra “encima del lecho nupcial”. Así (El Cielo) reinará con honor sobre la vida Universal.
  2. Filaleteo sostiene que la Tierra es un cuerpo pesado, matriz de los minerales, a los que conserva secretamente en sí misma, aunque llevando hacia la luz a los árboles y a los animales.
  3. El Cielo es allí donde están los grandes luminares, junto con los astros, ejecutan sus revoluciones y comunican a través de los aires sus fuerzas a los seres inferiores. Pero en el principio todos los cuerpos confundidos formaban el Caos.

 

ACAPITE 3

  1.  Nuestro  Caos es como una Tierra mineral, respecto a su coagulación, y no obstante hay en su interior y centro, un aire volátil, dentro del cual se encuentra el Cielo de los Filósofos, que es verdaderamente astral (luminoso), irradiando su esplendor hasta la superficie de la tierra.
  2. Y ¿Quién será el Mago (O Alquimista) lo suficientemente sabio como para inferir que ha nacido un nuevo Rey, más poderoso que todos los otros, que redimirá a sus hermanos de la impureza original, y este nuevo Rey debe morir y ser exaltado a fin de que dé su carne y su sangre par la ida del mundo.

ACAPITE 4

  1. ¡Oh Dios lleno de bondad! ¡Qué admirables son tus obras! Han sido hechas por ti y es un milagro que aparece ante nuestros ojos.
  2. Te doy gracias Padre, Señor del Cielo y de la tierra, por haber escondido estas maravillas a los sabios y a los prudentes  para revelarlas a los niños pequeños.

ANÁLISIS.

(En esta edición trataremos el Acápite n° 1, los siguientes serán analizados en las siguientes ediciones)

 

ACAPITE 1

                ¿En qué se diferencia la Creación del Universo y la  Gran Obra?

universo

                En nada, salvo el  tamaño de la esfera  de  influencia y acción que cada una alcanza con sus múltiples operaciones: La Creación del Universo abarca a todo el Cosmos. En tanto que la Gran Obra comprende a todos los alquimistas del pasado, del presente y del futuro.

Los personajes que actúan en una y otra, son los mismos:

-El Dios Innominado.

-El Alkahest, o disolvente Universal y

-El Caos, compuesto de sol y luna, no elaborados alquímicamente.

LA CREACIÓN DEL UNIVERSO, O CONSTANTE GUERREAR ENTRE LA LUZ Y LA OSCURIDAD.

 

EL CAOS, PALADÍN DE LA OSCURIDAD.

        Esta energía, oscura y maligna, el Caos, que es administrado por el Príncipe de las Tinieblas   denominado Diablo, Leviatán,  Lucifer, Maligno, Satán, Satanás, Belcebú, Mefisto,  Mefistófeles, Ángel caído, Pedro Botero, Demonio y tantas otras designaciones.

                Este Diablo, parte importantísima en la Creación del Universo,  es el Caos y tiene, ni más ni menos,  una potencia igual y contraria a la del  Alkahest.

devil_semilla_del_diablo

                Leviatán, hay que saberlo, tiene sus eones contados, porque como todos los seres materiales y los arrúpicos, tienen en su centro la Chispa Divina, o Mercurio Coagulado, por el sólo hecho de haber sido creados por el mismísimo Dios.

                El Alkahest, su hermano mayor (en edad) está a cargo de favorecer el despertar del Mercurio Coagulado que lleva empotrado el Caos.  De modo que, por ahora, ninguna de estas dos Energías y Fuerzas (Caos y Alkahest) pueden existir, la una sin la otra.

                En la muy extensa existencia del género humano,  cuando hombres y mujeres por primera vez hollaron la corteza terrestre, tenían una materia tan dura, compacta,  absolutamente insensible, que eran incapaces de absorber una letra, un sentimiento, o un pensamiento de la Enseñanza Divina e Iniciática.

                Fue preciso encargar a Leviatán, que abriera para estos seres, tan torpes y embotados, una Escuela que les permitiera sentir en su materia casi muerta, una débil percepción de que estaban vivos, y por eso se les sometió a dolores tan agudos y  acérrimos, como los que ellos infligían  a cualquiera, por el sólo afán de dañar.

                Esa Escuela de Leviatán es la Magia Negra, que tiene por objeto proporcionar  a sus cultores una vida tan horripilante, que les lleve a invertir la conducta que llevan en sus vidas diarias y se inclinen hacia el Bien.

principe de las

                No obstante, la Creación perdura y se realiza ogaño, día a día, de modo que continúan ingresando a la tierra, seres tan toscos, ignaros y dormidos, que motivan la necesaria prolongación de la Escuela de Magia Negra para espabilarlos.

                Ahora bien, se supone que llegará un momento en que los Hermanos de la Oscuridad, después de vivir incontables  vidas plenas de dolores y torturas inenarrables, se hastíen de tan intolerable situación, debido a que la vía del mal no es capaz de brindarles nada bueno, que sea durable y agradable, porque brindar bienes es contrario a la naturaleza del Maligno y al papel que le encomendara  el Dios Innominado.

                Para complicar el propósito de esta extraña,  oscura y necesaria pedagogía, algunos alumnos sobresalientes, no dan muestra alguna de cansancio y posterior desilusión a raíz de la constante práctica del mal y, por el contrario, evidencian cada vez más entusiasmo y perfección en torturar y matar psíquicamente a su prójimo, por ello deben ser enviados, por sus propios mentores, a otros recintos educacionales de esa misma naturaleza, pero más “recargados”, denominados  infiernos, avernos, tártaros,  báratros o Calderas de Pedro Botero, para provocar en ellos, la tan esperada repulsión o rechazo hacia el mal.

Lo dicho se refiere a los rasgos que predominan en los ámbitos donde impera, sin contrapeso, un sol y una luna no desarrollados, es decir al Caos de los Filósofos.

El ALKAHEST, DEFENSOR DE LA LUZ.

                El Alkahest, posee y esgrime también definidas y poderosas armas para librar esta batalla universal de la Luz contra la Oscuridad.

creacion del universo

En su interior posee un centro, algo más oscuro que el resto de su aspecto. En el cual están inscritas todas las órdenes o mandatos del Dios Innominado, conjuntamente con todas las estrategias superiores, que le permiten esgrimir todos los poderes del Universo para establecer en la tierra el Plan Divino.

Este Centro Cumple con tres funciones, de las cuales, en este punto, o Guerra Universal entre la luz y la sombra, nos interesan 2:

  1. Recibe al Verbo de Dios y cumple sus órdenes hasta su último trazo.
  2. Calcina (limpia profundamente) al Oro vulgar (Materia no elaborada), al sol y luna, o Caos.

Es preciso subrayar que el Alkahest posee y ejercita todos los poderes del Universo, y esa misma facultad poseerá también el alquimista perseverante, humilde y acucioso cuando alcance la condición de Elixir Rojo y se sumerja, conscientemente, en el Mar del Alkahest, tal como lo hizo el Conde de Saint Germain.

Ya hemos presentado a los contendientes, ahora consideraremos brevemente, el desarrollo y evidente resultado de este conflicto universal, que es una constante ineludible en el proceso de la Creación.

 Puesto que la Creación no ha concluido, y es un fenómeno que se repite día a día, es obvio que esta Guerra Macrocósmica, entre el Alkahest y el Caos se prolongará, mientras exista un ser oscurecido en la tierra, o en el Cosmos.

Es una portentosa lid que, en principio, sólo atañe al Universo con sus planetas soles y Galaxias, no obstante, en este pleito universal, también es afectada la raza humana y su hábitat, por estar asentados en un planeta.

Captura de pantalla 2015-08-06 01.53.31 Captura de pantalla 2015-08-06 01.54.00Nuestro Sistema Solar se desplaza por el Universo a 70.000 km/hr. formando un vórtice. Los planetas  girando en torno al Sol producen una imagen helicoidal, al seguirlo en su trayectoria. Se asemeja a un gigantesco cometa.

El Universo, pese al permanente conflicto que le estremece, también realiza trabajos espirituales que le son propios, toda vez que los giros armoniosos, sincrónicos, rituales y solemnes que ejercitan planetas, soles y galaxias, constituyen la danza de Shiva, que en su nivel, corresponde al Solve et Coagula del Cosmos, que en este conflicto, se utiliza para atraer hacia todo lo que existe, la presencia y acción del Alkahest.

                Estos colosales efluvios del Mercurio Externo descienden a la tierra en un caudal de muy disminuida potencia, para no abrasar a la existencia terrena.

Este Alkahest se presenta, aquí en la Tierra, en dos versiones: como Lluvia Áurica y como Rocío Cocido.

                 Por todo esto, podemos decir: “Lo que pasa Arriba, se refleja Abajo” o “Como es Arriba es Abajo, “En topan”: “El Uno en el Todo y el Todo en el Uno.”

 

¿Y cómo ha de concluir esta lidia descomunal y omnipresente?

                Quiero que tú lo deduzcas, teniendo presente las siguientes premisas irrebatibles:

  1. El Alkahest posee en su interior un centro salino, que contiene el Plan Divino que ha de cumplirse hasta su última letra. Y ese proyecto se relaciona con la mercurización de todo lo existente.
  2. El Alkahest, contiene en su centro salino todos los Poderes del Universo.
  3. La esencial misión del Alkahest consiste en liberar al núcleo de Mercurio Interno que  en su interior lleva cada ser vivo, y esta Superior Gestión, aunque sea redundante decirlo, también considera al Caos y a Príncipe de las Tinieblas.
  4. El Caos lleva en su centro un núcleo mercurio, que el Alkahest se ha comprometido, por mandato del Dios Innominado, a liberarlo del sol y luna en que está empotrado, lo mismo ocurre con don Pedro Botero. (Satanás.)

       La Biblia, libro sagrado e iniciático, utilizado en las grandes basílicas cristianas, como en los templos masónicos, describe este pleito en términos  tan bellos como pavorosos.

        Nos presenta la batalla aludiendo a la Creación de un Cielo o Alkahest y de una Tierra o Caos.

        En esa palestra necesariamente infinita, se enfrenta, por una parte, un cielo o Alkahest, símbolo de la Luz, provisto de una fuerza y designio implantado por el Todo Poderoso que impone la mercurización y consiguiente evolución de toda vida y, por otra, una adusta y beligerante Tierra, (este concepto no debe referirse al planeta tierra, pues estamos en presencia de un problema universal) sino más bien al Caos Universal.

        Este Caos conformado por una materia no elaborada, compuesta de soles y lunas revueltos, de durezas fétidas e impenetrables, desconectadas de la influencia Divina y dirigida por energías y Fuerzas malignas, era, es y será el paladín de la oscuridad.

Las tinieblas se desplazaron con sutil astucia, ocupando estratégicas posiciones, al situarse sobre la faz de los abismos o espacios sin dimensión.

        El Alkahest vagaba sobre las aguas oscuras, tenebrosas o indiferenciadas.

        En una primera etapa, la estrategia del Caos se evidenció muy superior a la del Alkahest, por cuanto el Caos lograba anular todos sus portentosos ataques.

       La Luz o Alkahest se replegaba y luego se abalanzaba con todo su  Poder Disolvente Universal, contra la negra presencia del Caos.

       El  horrísono y pavoroso estruendo producido por el entrechocar de ambas potencias, debió cruzar instantáneamente a la inmensidad de lado a lado.

        El espacio sideral se repleta con la Luz del Alkahest, luminosidad que según los vaivenes del conflicto, baja su vibración y se trastoca en llamarada o incluso en un Fuego quemante y manchado con azufrados tintes del Caos, para retornar a ser, una y otra vez, esplendente Luz.

         El persistente ímpetu del Alkahest no  hacía mella en el Caos.

        Esto debió prolongarse por eones, hasta que el Dios Innominado ordenó “Que se haga la Luz”:  “Y la Luz se hizo”.

        Lo anterior implica que la Luz del Alkahest irrumpió insuflándose en el Caos, para comenzar a despertar de su letargo al Núcleo Mercurial del Caos y, por consiguiente, al de todas las vidas dominadas por el Caos.

        Este concepto de “Despertar al Núcleo Mercurial inserto en todo lo vivo” debe, más bien, entenderse como las acciones necesarias para despertar la sensibilidad de la materia, a fin de que ésta advierta dentro de sí la presencia de lo Mercurial. En este punto  las Aguas, se dividen en dos: Aguas o Materia  no Elaborada y las Aguas o Materias  Elaboradas.

 LA GRAN OBRA. ARS REGIA O ALQUIMIA.

CREACION

  1. El Dios Inmanifestado ordenó al Alkahest que creara al Hombre.
  2. El Alkahest confeccionó el espíritu arrúpico del hermafrodita hombre-mujer, y lo hizo de su propia sustancia, por eso se dice que lo hizo a su imagen y semejanza.
  3. Pero esta portentosa creación “sabía, pero no sabía que sabía”. Le faltaba la experiencia material.
  4. Por ese hecho, debió ser desmantelado: Fue dividido verticalmente en dos: Una parte se estructuró con todas las cualidades masculinas, y la otra con todas las facultades femeninas.
  5. Ambas medias partes, fueron arrojadas a un planeta muy oscuro, nuestra Tierra.
  6. Allí esas dos partes cayeron a un lodazal sumamente espeso. La primera parte de este Hilé (Barro y agua de muy baja condición) está integrado por un barro mineral, compuesto de lunas, y la parte inferior hecha de soles o placas metálicas.
  7. Hombres y mujeres quedaron convertidos en meros androides regidos por las fuerzas de la oscuridad, sin que su Espíritu pudiera hacer nada para aminorar tan desmedrada situación, porque estaba enclaustrado en esa prisión de soles y lunas.
  8. Y ese disminuido, pero creciente grupo humano, quedó entregado a la enseñanza oscura de los Señores de la Sombra para que al fin de este proceso, se agotaran y rechazaran esas lecciones, para volcarse hacia el Bien.
  9. Más tarde o más temprano, el hombre o la mujer advierten una creciente reluctancia ante una sucesión de vidas retorcidas y áridas por el constante esfuerzo y dolor que las doblega.
  10. Un día entre los días, breve y relampagueante cruza por su mente y llega a su cerebro la perentoria idea de sustituir su actual modo de vida, si no deja pasar esa venturosa ideación. Ingresará a alguna institución iniciática que le enseñe la palabra perdida del buen Conde Trevisano o Solve et Coagula.
  11. Una vez que la radiancia del Alkahest, (el Hiram Habif de los masones o Espíritu Santo de los cristianos) se instala en él, esta nueva energía debe enfrentarse al Caos que el neófito ha acumulado y cultivado durante siglos, y dentro de ese hombre y de esa mujer, que buscan la Luz, se desata en forma creciente, su propia lid entre su sombra y su Luz.