Ireneo Filaleteo, 1645. Capítulo 1-I

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

APIANO LEON DE VALIENTE.

 

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.

CAPÍTULO 1- Acápite I

DE LA NECESIDAD DEL MERCURIO DE LOS SABIOS PARA LA OBRA DEL ELIXIR.

 

            En el mismo título de este capítulo, Filaleteo te proporciona una valiosa recomendación si lo que te propones es alcanzar  el estado de Elixir Rojo, Elixir Vitalis o Toisón de Oro, al respecto este autor dice:

             “Si quieres lograr para ti el Elixir rojo o Elixir Vitalis, máxima expresión de tu Alma, requieres, primero, poseer al Mercurio de los Sabios”.

            A continuación señala: “Nuestro Polvo Aurifico o de Proyección es el Oro”, o sea tu propia materia o cuerpo físico, “esa  vasija o vaso que utilizas para usos ruines, sólo que digerido o perfeccionado hasta el más alto grado de pureza” y con la debida y más perfecta fijación sutil del Alkahest, “tanto como lo permite la Naturaleza, y la sagacidad del Arte”.

            “Una vez que tu Oro o materia esté convertido en esencia, ya no será ese Oro que cubre al vulgo, y lo llamarás Nuestro Oro, por ser infinitamente superior a cualquier materia, como ya lo he indicado. “

            “Prescindo de citar a todos los Filósofos para que atestigüen la veracidad de mis dichos, porque yo mismo soy un Adepto” y agrega:

“Que me crea aquél que quiera.”

“Que me desapruebe aquél que pueda.”

“Que me censure incluso, si alguien lo desea.”

            “Pero, en los dos últimos casos, irán a parar a una profunda ignorancia.”

            Finalmente, advierte que los Espíritus demasiado sutiles sueñan  quimeras, en tanto que el diligente hallará la verdad en la Naturaleza y en el Ars Regia.

ANÁLISIS:

Ya sabes que antes de pretender alcanzar el Elixir Rojo o Vitalis, debes poseer el estado de conciencia propio del Mercurio de los Sabios.

            Y ¿qué es el Mercurio de los Sabios? Es el Rebis, (Re: cosa y Bis: repetición.) Es algo hecho de dos cosas, en este caso, el Rebis, está compuesto por el Azufre Fuego y Mercurio Interno Liberado. Sí, es el Rebis, sea en su versión Blanca o  Roja.

            La formación del Rebis Blanco o Rojo es uno de los secretos más celosamente escondidos y, hasta hace poco se le ocultaba y protegía tras un impenetrable silencio, pues es la clave de la sabiduría, salud, riqueza y juventud.

            Los antecedentes de su creación se generan en la Columna Hueca  Boaz. Allí se depositan el sol y la luna, ya polarizados o separados, para ser bombardeados permanentemente por la irradiación del Alkahest, energía que los fuerza a unirse y confundirse entre sí para dar origen a un azufre precario.

(Haga click para ver imagen completa)
Los bloques metálicos que conforman a la Armadura Negra, han comenzado a diluirse, como consecuencia de su contacto con el Alkahest… (Mutus Liber)

            El Alkahest o Disolvente Universal es asimilado a un corcel, que representa la idea de rapidez y potencia. Es el poder volatilizador, equivalente a un ardiente vapor y disolvente que deshace lo que es fijo, oscuro, pesado y refractario a la Luz, para enmendarlo y adherirlo, como esencia, al Cuerpo de Luz.

            El Alkahest descompone y repara lo que ya ha sido reunido por la Naturaleza, (sol y luna) y con su acción sobrepasa en calidad al quehacer de  Natura.

            La Naturaleza, que es considerada como una Maestra en la tarea de perfeccionar al género humano,  llega con su propósito hasta cierto punto de avance, que consiste en separar y polarizar el amasijo de sol y luna, provocado por el big-bang, por lo cual en su acción inconclusa debe ser reemplazada por la “Sagacidad del Arte”.

Pag 175“Aurora Consurgens” (finales s. XIV). Alquimista arrodillado ante su vaso, provisto de un fuelle que representa al Solve et Coagula que le permite irradiar el Alkahest sobre la propia Piedra: aquí concurren las Palomas de Diana.

Boaz

Como dije, la “Sagacidad del Arte” comienza desde que se depositan en la columna hueca de Boaz,  por las Palomas de Diana, el sol y la luna, previamente separados por la labor de la Naturaleza, allí, en ese recóndito recinto, por la potente fuerza de la irradiación Alkhásica, como lo he repetido muchas veces, tantas como lo requiere cada párrafo de Filaleteo, ese sol y luna debe ser sometidos a siete trabajos aludidos en el arco izquierdo ascendente de la Rota Microcósmica:

  1. Materia Fragmentada.
  2. Materia Licuada.
  3. Materia Fermentada.
  4. Materia Corrupta.
  5. Materia Putrefacta.
  6. Materia Evaporada y
  7. Azufre convertido en Azufre Fuego.

 

El Azufre Fuego constituye el pináculo de los Azufres formados o extraídos durante la penosa Vía Larga, o Círculo del Sudor.

                 Por otra parte,  la Columna Hueca de Jakín, contiene al Mercurio aprisionado, dormido, coagulado allí depositado, que es  limpiado por vibraciones simpáticas emitidas por el Azufre en forma de León Verde, situado en  la columna Boaz.

               Llegados a este punto de perfección, ambos, el Azufre  Fuego, como el Mercurio Interno liberado de sus cáscaras minerales, son expulsados violentamente de sus respectivas columnas y depositados en medio de un gran Arco Real o Real Arco.

arco_rojo

Donde se unen y funden para formar el Rebis Blanco o Rebis Primero,  con ello ha concluido  la Vía Larga. Desaparecen las Columnas Huecas de Boaz y Jakín  y aparece la antes invisible Columna del Medio. Que posee dos Rotas Microcósmicas, una inferior, y la otra superior.

En la rota Microcósmica  inferior de la Columna Hueca del Medio, primero  se deposita  el Rebis Blanco,  y después el Rebis Rojo, es decir, en la Rota Inferior ya citada se realizan  siete nuevos trabajos para transformar, grano a grano al Rebis Blanco en Rebis Rojo: Comienza la Vía  Corta que da forma, sucesivamente, al Rebis Blanco, al Rebis Rojo y  al Elixir Vitalis.

               Estos siete trabajos comienzan, primero, por cuatro tareas o  etapas que tienen como objeto tornar al Rebis de color blanco, en Rebis de color rojo.

               El quinto trabajo troca al Azufre Rojo en Fermento Azufroso.

               En el sexto trabajo el Fermento Azufroso se torna en Jugo de Luna, y

               En el séptimo trabajo el Jugo de Luna es absorbido o tragado, por el Núcleo Mercurial del Rebis Blanco, ambos Núcleos, el azufroso y el mercurial desaparecen, para dar lugar al Rebis Rojo.

Después, en etapa superior, el Rebis Rojo se transforma en Elixir Rojo, y esto sin necesidad de realizar trabajo alguno, porque el Elixir Rojo carece de materia.

               El trabajo de la Rota superior de la Columna Hueca del Medio, tiene por fin preparar y acondicionar al Elixir Rojo para que se disuelva conscientemente en el Mar del Alkahest.

               Podemos considerar, entonces, a la Rota Microcósmica Inferior de la Columna Hueca del Medio, como una formidable máquina productora de múltiples gránulos de Rebis, primero blancos, y después rojos, primeramente descienden los gránulos blancos, bordeando externamente el costado derecho de la Rota Microcósmica, en forma de Rebis-Fuego, Rebis-Aire, Rebis-Agua y Rebis-Tierra Foliada. Más tarde lo hacen los gránulos rojos que bajan en la misma forma que los anteriores.

               La Tierra Foliada es la acumulación de Rebis Blanco. A medida que la Rota Inferior de la Columna del Medio produce Rebis Blanco, éste se acumula junto a la Rota Inferior y no dentro de ella.

               De pronto, y sin que se percate el estudiante de alquimia, desciende entre los gránulos blancos uno que está cargado con una sustancia espermática que ennegrece temporalmente a la Materia Foliada, que con ello tiene su propio nigredo, se embaraza y da nacimiento al Cuerpo de Luz o Alma, que primero es Blanca, o incompleta, y posteriormente Roja o Alma que goza de su completitud, el estudiante alcanza el nivel de Rebis Rojo o Rebis iluminado, es un Illuminati.

Hasta aquí el  reducido esquema  de la “Sagacidad del Arte”.

               Filaleteo dice que nuestro oro o materia tiene, en un momento dado, la condición y perfección del Polvo de Proyección.

               El Polvo de Proyección es la materia resultante de la suma de todas las operaciones realizadas en la Rota de la Columna Boaz y la Rota inferior de la Invisible Columna Hueca del Medio. El Polvo de Proyección equivale a la Piedra Filosofal, tiene idéntico poder transmutador.

               Por último, el alquimista demasiado sutil, es aquél que sueña quimeras, porque siendo demasiado tenso y desconectado del Aula de la Sabiduría, ha bebido su conocimiento  alquímico en dominicales y adocenados almanaques esotéricos.

               En tanto que el alquimista diligente es quien, bajo su tosco sayal de alquimista, se entrega sin condición a los dictados del Alkahest y a su propio Mercurio Interno despojado de toda cubierta oscura. Es quien encuentra la verdad siguiendo la vía simple de la Naturaleza y posteriormente la “Sagacidad del Arte”.