IRENEO FILALETEO (1645) PREFACIO DEL AUTOR-I

Queridos amigos: habiendo finalizado la entrega de la interpretación del Capítulo 19 de la Obra de Ireneo Filalateo “La Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey”, tenemos el gusto de comenzar a entregaros ahora, la interpretación del Capítulo 1 del mismo.
No debemos nunca olvidar que los sabios Alquimistas, permanentemente  escribieron con el propósito de ser comprendidos sólo por sus pares, por ello el lenguaje enigmático y el orden aparentemente caótico de los capítulos en sus libros.
El oscuro e ininteligible lenguaje de los Alquimistas, será trastocado en una voz mucho más comprensible para el estudiante actual. La pluma de Apiano León de Valiente traza para nosotros la vía y el camino de la comprensión de esta milenaria enseñanza iniciática.
Vuestro colaborador Fritz Gottlieb (Editor)

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

APIANO LEON DE VALIENTE

PREFACIO DEL AUTOR, ACÁPITE 1

En este numerando Filaleteo expone que:

Conoce y domina los Arcanos (o altísimos secretos) de la Medicina, de la Química y de la Física, sin especificar que haya concurrido a algún centro Universitario de su época.

                Que en el año 1645 escribió este pequeño tratado alquímico  con el objeto de:

                –Pagar lo que debe a los Hijos del Arte, sea por lecciones que le fueron directamente conferidas, de boca a oído, o lo que avanzó en el dominio del Arte, al desentrañar, por sí mismo, los escritos de alquimistas clásicos.

                -Para extender su diestra a aquellos que se han extraviado en el laberinto del error.

                -A fin de llevar al buen camino a aquellos que han sido seducidos por los vanos discursos de los sofistas (personas que se valen  de argumentos aparentes, con que se quiere defender o persuadir lo que es falso). Para que éstos engañados puedan reconocer y distinguir la Luz de la bazofia, y puedan regresar al cauce debido, sin peligro.

                Con el propósito que los Adeptos lo reconozcan como su par y su hermano.

Filaleteo presagia, en último término, que no pocos serán alumbrados por la lectura y debida asimilación de sus escritos.

662Jehan Perréal, Austria 1516: La Alquimia Tradicional de Alto Grado aparece representada por una mujer desnuda, porque su labor no se sirve de agregados , ropajes  o cuerpos extraños, ya que tiene como única fuente de sustento al Alkahest.

ANÁLISIS.

                Quien esté dispuesto a iniciar la elaboración de su propia Obra Alquímica, debe primero detectar, entender y precisar cuál es el mecanismo que mueve a su materia, contenida en su vaso o cuerpo.

                Todo varón y varona detestan y rechazan todo proceso de cambio que les saque de su cancina rutina, porque ignoran que están dominados por endurecidas y toscas capas metálicas y minerales.

                Cuando el buscador advierte o sospecha de su desmedrada situación, advertirá que, de su sol y su luna no elaborados, nace el embrujo de falsos encantamientos y, entonces, prestará gran atención a lo que piensa, dice y realiza.

                Entrando en materia, ves que Filaleteo se presenta como un Adepto Anónimo que ha alcanzado los arcanos de la Medicina, de la  Química y de la Física.

                Esta extraordinaria capacidad de absorción intelectual indica que su Azufre ha sido perfeccionado y elaborado hasta cubrir el desarrollo de la Vía Larga y la Vía Corta, con sus Grandes y Pequeños Misterios.

722Notre Dame, Paris, el Alquimista: Sabe, sin engreimiento alguno, que su conocimiento espiritual es superior al de los reyes, papas y popes, pues ha trascendido su lóbrega prisión material…

Este Siddhi, el de la rápida y numinosa comprensión, que es experimentado por el Adepto en forma de una ardiente combustión, la cual con naturalidad, le permite trascender o traspasar las limitaciones propias del mundo de las formas, proporcionándole un esclarecido entendimiento para captar lo invisible, nada para él puede permanecer oculto. Desaparece para él la barrera de la impenetrabilidad, y así tiene acceso al verdadero Saber, con ello se alcanza parte de la Maestría y el conocimiento y fácil manejo de todos los Arcanos de la Ciencia.

                ¿Es posible que una persona, que nada sabe del Ars Regia, alcance sólo en el curso de una vida el nivel alquímico de Elixir Rojo? No. Es preciso que haya consumido muchas vidas en el estudio de este Arte-Ciencia. ¿Y por qué te digo esto? Por dos razones.

Primero, porque en un tercer tomo de Alquimia,  expondré, en palabras simples y directas, cómo tú puedes formar tu Piedra Roja y tu Elixir Vitalis, o Elixir Rojo, y allí, al estudiar uno de los varios  poderes o Siddhis que surgen en la etapa Jugo de Luna, comprobarás que esta etapa alquímica contiene el registro y sustancia de todas tus reencarnaciones pasadas, marcadas por un continuado proceso de purificación, que concurren a apoyar, respaldar y fortalecer a tu mente actual.

Segundo, hay alumnos que ascienden con facilidad por la espiral de la Alquimia, en tanto que otras personas, rebotan y queda fuera de ese Arte-Ciencia. ¿Por qué esa diferencia? Porque depende de si su materia presente, ha sido trabajada o no en vidas anteriores.

¿Y qué edad tenía Filaleteo  cuando compuso el pequeño tratado que comentamos? ¿23 o 33 años?

                Puede que no haya tenido ninguna de esas dos cifras, pues  el lapso para  poseer el estado mental de Rebis Rojo, no es medible, mediante edades meramente biológicas.

                ¿Cuál es la razón  de que haya escrito este tratado? Dice que  lo hizo para pagar lo que debía a los Hijos del Arte, porque aquél que ya ha recibido la gracia de ser un Adepto, es decir, poseer una ínfima parte de la Sabiduría Divina, no puede esconderla para sí. Ha de entregarla a aquellos que permanecen en la senda del aprendizaje, y experimenten la verdadera sed de este Saber, a fin de  entretejer su propia Gran Obra.

                Extiende su fraternal diestra a aquellos que se han extraviado en la elaboración de su cometido y deambulan, sin norte, en el laberinto del error.

                                También lo hizo  para que los Adeptos lo vieran como su par, y confirmar con ellos la grandeza del Ars Regia.

                Llevó a las prensas su trabajo, para que los seducidos por los vanos discursos de los sofistas, reconozcan y sigan la Luz, y regresen al buen cauce sin peligro.

¿Por qué hay alquimistas caritativos, que comparten con otros sus saberes, y otros alquimistas que velan sus descubrimientos amparándose en la máscara de la envidia?

                Todo es cuestión de evolución y de madurez en la interpretación y vivencia de la alquimia.

                El alquimista que camina plenamente por la Senda de este Saber, que ya está dentro de las vísceras de la alquimia y, por decirlo así, se ha disuelto o fundido con la Alquimia, por la presión de un automatismo superior, y por eso, por la madurez adquirida, ayuda y guía a sus hermanos menores, cuando es menester. Dosificando este proceder con el principio de la Sigilosidad, graduada por la sabiduría de los Cuerpos Superiores, como lo indica uno de los Siddhis estudiados y practicados durante el desarrollo de la etapa Fermento Azufroso.

El estudioso refugiado tras la máscara de la envidia, aún está fuera de la entraña de la alquimia, y se rige por anhelos y temores muy propios del hombre común.

Finalmente Filaleteo augura, en verdad, que no pocos serán esclarecidos y tocados por sus trabajos. Dicho despertar los transformará en reales servidores y guías de la afligida  humanidad.