Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo Capítulo 20 – V

Reflexiones Menores de la Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey

Capítulo 20

De la Llegada de la Negrura en la Obra del Sol y de la Luna

Acápite V

Enunciado

Ireneo Filaleteo recomienda que se compruebe si el proceso alquímico que se realiza en las entrañas del vaso produzca algún hedor que sea perceptible en el exterior, porque si así fuera, se estarían escapando elementos necesarios para el buen término de la obra, pues la fuerza de la piedra sufriría por ello una merma considerable.

Esto es que el vaso debe estar herméticamente cerrado.

No hay que cesar ni interrumpir la consecución de la obra ni mover el vaso, ni abrirlo, ni detener en ningún momento la cocción. Sino seguir cociendo hasta ver consumirse el humor o líquido de la materia. Entonces alégrate y ten por seguro que estás en la buena vía.

Análisis

Mientras lidian el Sol y la Luna, se produce un hedor propio de la quemazón de las cosas podridas, lo que deseca a los humores o líquidos que son parte de la propia materia.

Todos estos vapores o miasmas corresponden a una materia en elaboración, por lo tanto no pueden escapar del vaso, pues si así fuera, la piedra se debilitaría.

En esta etapa desapaciguadora y desestabilizante, el alquimista que la sufre, deberá esforzarse por mantener durante todo ese lapso una profunda paz externa e interna. Y en todo caso la acción alquímica debe continuar hasta ver extinguirse todo el humor de la materia en elaboración, eso es índice de que se está en buena vía.

Es esta la etapa más crítica y pesada de la obra, puesto que los aspectos oscuros de la materia adheridos por eones se resisten a abandonar sus dominios.

A consecuencia de lo anterior el buscador experimenta el Primer Nigredo, y por eso se siente excluido de la obra, no ve en él evidente beneficio de lo que hace, y siente que está comprometido con una enseñanza que no le sirve y enfrenta el calvario de la duda.

En ese preciso momento el laborante debe reconocer como un hecho irrebatible, que no está capacitado para poner en duda los poderes divinos, aun no expresados dentro del propio cuerpo.

De este modo todos estos apremios no deben escapar por ninguna fisura del vaso.

Debe estar alerta para no proferir improperios contra una situación sumamente desequilibradora cuyos beneficios él no comprende. Después de todo, esa carga es un lastre ilusorio creado por la dominación de fuerzas oscuras y abajadas.

Por la importancia de las energías circulantes en el vaso los filósofos ordenan cerrarlo cuidadosamente sintiendo que la energía de carácter superior que se experimenta se impone sobre cualquier evento, estado de madurez que debe imponerse sobre los sentidos externos mediante una disciplina que amortigua el deleite experimentado por las banales algarabías externas.

De modo como dijimos, es imprescindible mantener un estado de tranquilidad alimentado por la imantación del Alkahest.

Hay que esperar que se detengan los vientos huracanados que produce este Nigredo, y la serenidad se mantenga para no quebrar el vaso.

Entonces podrás continuar con la obra permitiendo que seas liberado del Caos.

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías