Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo Capítulo 20 – IV

Reflexiones Menores de la Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey

Capítulo 20

De la Llegada de la Negrura en la Obra del Sol y de la Luna

Acápite IV

Enunciado

Filaleteo te dice:

Las dos naturalezas que se mezclan en el vaso de vidrio son:

La Naturaleza Metálica o Solar, y la Naturaleza Mineral o Lunar.

Ten por seguro que la hembra ha sufrido los abrazos del macho.

Después de un tiempo ambas materias se convierten en un bodrio grasiento.

Esta sustancia discurrirá o circulará por los nadis, acompañada por una bruma sucia o espuma de mar de un color muy oscuro.

Entonces estarás absolutamente seguro que Jorazán ha cubierto a la Luna o pequeña Perra de Armenia.

Porque a partir de este momento notarás en el fuego y en las paredes del vaso unos vapores verdosos, amarillos, negros y azulados.

Estos son los vientos, que son frecuentes cuando se forma nuestro embrión (Azufre). Colores que hay que retener cautelosamente para que no huyan, y la obra quede reducida a la nada.

Análisis

Las dos naturalezas contendoras se aprestan a combatir cruentas y mortales batallas, estas aguerridas luchadoras que con encono se miran frente a frente, son la Naturaleza Metálica o Sol y la Naturaleza Mineral o Luna. Ambas son de temperamentos contrarios y agresivos.

Durante el transcurso de la feroz y denodada riña sus cuerpos exudan dentro del vaso humano un líquido de aspecto repulsivo, propio de una sangre coagulada y quemada. Desde el centro mismo del combate aflora una ardorosa combustión, que produce en el vaso una constante fricción de su contenido. Este calor hace hervir la tierra o masa humana (Sol – Luna). El denuedo y ardor de la trifulca y camorra está destinada a disolver a los bloques pétreos incrustados en la materia no elaborada.

Todo este pandemonio y camorra tiene lugar en el vaso o cuerpo del alquimista, y se caracteriza por un estado de putrefacción.

¿Qué es la primera disolución de la Naturaleza Metálica y Mineral?

Es la acción de la energía del Alkahest, que mediante la imantación de su fuego, disuelve y hace hervir al compuesto endurecido de la tierra, la disuelve y transforma en un agua agria y pestilente, etapa en que se produce la primera disolución.

Esta primera disolución de las materias pétreas, es provocada por el calor irradiado por el Alkahest, que funde y transforma a los pedazos de piedra (montados en el contenido) en un agua pestilente de aspecto de bodrio grasiento, que es un agua corrosiva que circula por los nadis con el aspecto de bruma sucia o espuma de mar, la cual para ser purificada y desembarazarse de todas las impurezas debe ser sometida a numerosos e intensos lavados ígneos, proceso en el que finalmente cede en gran medida, el aspecto envilecido del contenido del vaso.

Como resultado de todos estos pasos alquímicos, finalmente estos dos cuerpos se unen alquímicamente para dar forma o vida al Azufre.

Entonces el Azufre o “Progenitura Real ha sido concebida”.

Este Azufre recién nacido es aún demasiado débil e inmaduro, de modo que debe ser elevado progresivamente a un más alto estado de pureza.

La formación y perfección del Azufre requiere de un período indeterminado, el alquimista no debe dejarse vencer por las contrariedades, ni temer a la fatiga, ni preocuparse en el tiempo empleado en ejercicios ineludibles.

La alta purificación que procura alcanzar está sujeta a experimentar altas penalidades. Con este proceso de la formación del Azufre aparecen, en las paredes del vaso, cuatro colores:

  • Verdoso
  • Amarillo
  • Negro
  • Azulado

El color verdoso ennegrecido representa la oscuridad más negra, espesa y destructora.

El amarillo alude a un remover de estas masas y aparecen como reflejos cuando se remueve la masa pétrea.

El color negro representa la oscuridad del compuesto en plena ebullición.

El color azulado representa en el alquimista un estado de conciencia más profundo.

Todos estos vapores y miasmas corresponden a una materia en plena elaboración, que está quemando todas sus impurezas, por lo tanto, no deben escapar del vaso, pues si así fuera, la obra puede quedar reducida a la nada.

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías