Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo Capítulo 20 – III

Reflexiones Menores de la Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey

Capítulo 20

De la Llegada de la Negrura en la Obra del Sol y de la Luna

Acápite III

Enunciado

Filaleteo te dice:

  • Y te juro de buena fe, que nada te he ocultado de esta ciencia, sólo el régimen. Pero si eres prudente, lo deducirás fácilmente de mis palabras.
  • Así pues, si quieres conocerlo (al Régimen), toma la Piedra Bruta, compuesta de Sol y Luna, y trátala como Rebis, y seguirán estas cosas admirables.
  • Primeramente cuando la piedra excitada, vale decir haya sentido su fuego, calor que produce en ella el Alkahest como en forma de cera fundida, e impulsados por el fuego fluirán juntos y ascenderán impulsados por tu Fuego de Pontano, el Azufre y el Mercurio.
  • El Azufre se quemará y cambiará su color día a día, y el Mercurio permanecerá incombustible, aunque estará algún tiempo reflejando en su superficie, tal como un espejo, los diversos colores que se emanan del Azufre mientras se quema.
  • Como señala este acápite el copista erróneamente señala que el mercurio se teñirá con esos colores.
  • El término teñir, en Alquimia, equivale a cierta penetración de un color, y bien sabemos en este caso que el mercurio es perfecto e impenetrable; pero el mercurio no estará impregnado por esos colores, el mercurio lavará hasta el fondo al latón de todas sus impurezas.
  • Lleva el cielo (el Alkahest) sobre la tierra tantas veces como sea necesario, hasta que la tierra conciba una naturaleza celeste.
  • Oh Santa Naturaleza, que sólo realizas lo que es en el fondo imposible a todos los hombres.

Análisis

Filaleteo te jura de buena fe, que ha dado a conocer toda la Alquimia, y que sólo te ha ocultado el régimen de la misma, esto es el origen del Alkahest y la forma de atraerlo hacia nosotros, y además nos ha privado de una relación secuenciada y ordenada de todas las etapas alquímicas.

Se entiende por Régimen del Fuego el quehacer tanto del mercurio sidéreo o foráneo, como el del mercurio interno humano.

El Régimen del Fuego empieza a funcionar en nosotros desde que empezamos la práctica del Solve et Coagula. Cuyos efectos y subsiguientes transformaciones continúan su desarrollo hasta que este llegue a una total perfección y pureza, esto es paulatinamente con el Solve et Coagula y con el Régimen de Fuego.

Con ello la tierra despierta todas sus facultades y potencias virtuales, la hace más resistente a los embates de las tendencias oscuras y caóticas.

Este Régimen de Fuego es un proceso de cambios, no puede explicarse más detalladamente porque el mismo en sí no puede ser explicado, pues cada caso humano trabaja con una materia distinta, sui-generis, y este quehacer depende además del estado de desarrollo de cada vaso alquímico.

Finalmente Filaleteo alude a la Santa Naturaleza, la cual no debe confundirse con La Naturaleza. ¿Por qué?

Porque la Naturaleza es un laboratorio inferior a la Alquimia, toda vez que ese arte-ciencia, comienza una vez que la Naturaleza ha llegado al máximo de sus perfecciones.

La Santa Naturaleza es una materia evolucionada por estar sus entrañas enchidas de Alkahest o Luz Sidérea, capaz de efectuar lo imposible a todos los hombres y mujeres.

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías