Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo Cap 17 – VI

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

Capítulo 17 Acápite 6

DE LAS PROPORCIONES DEL VASO, DE SU FORMA, DE SU MATERIA Y DEL MODO  DE CERRARLO

Filaleteo acota, que tratándose de las acciones la Alquimia Tradicional de Alto grado, no tiene objeto reunir una batería de hornos, vasos de vidrio, vasos de tierra, atanores y alambiques, sin poseer la teoría y la práctica del uso de esos instrumentos que, por lo demás no necesitamos como otras alquimias de igual peso que la nuestra, que lo hacen, con toda razón según sus principios.

  • En sus operaciones, los Espagiristas emplean elementos del reino mineral, vegetal, animal e incluso humano. Sus trabajos son realizados con el fuego vulgar o combustible.

Que los torpes sofistas callen pues sus habladurías, sus impúdicas mentiras que seducen a tanta gente, y no producen ningún resultado si no cuentan con un cuerpo, una descendencia perfecta de Venus y de Diana, que es el oro puro, no se puede obtener ninguna tintura permanente.

Nuestra Piedra es, por una parte respecto a su nacimiento vil, inmadura y volátil, y por otra parte es perfecta, preciosa y fija.

Las especies del cuerpo y el espíritu son el sol y la luna, el oro y el Azogue.

 

ANÁLISIS

Por cierto que la adquisición y empleo de vasos de vidrio, carbones, vasos de greda, hornos, cabos e instrumentos de hierro, necesarios para una labor de experimentación externa, ha de tener, necesariamente un costo económico.

  • Los Sofistas: diestros en la retórica y la demagogia, capaces de disfrazar la mentira como verdad y la verdad como mentira.

Y que los torpes sofistas callen sus habladurías y sus impúdicas mentiras que seducen a tanta gente, lo cierto es que si no contamos con la capacidad  de hacer Nuestro Rebis, todos los estados logrados en nuestro quehacer alquímico, donde se conjuga la suavidad amorosa de Venus con la severa adustez de Diana, cuya debida y armoniosa conjunción permite producir el Oro o materia elaborada, porque no logramos hacer ni aplicar ninguna tintura mercurial permanente.

 

Nuestra Piedra sin elaborar es vil, inmadura y volátil, pero esa misma piedra debidamente trabajada es perfecta, preciosa y fija, los materiales que trabajamos en nuestro laboratorio interno son básicamente el sol y  la luna, y la materia y el azufre proporcionado por nuestro cuerpo físico, y lo sidéreo que es el Mercurio.

 

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías