Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo Cap. 18 – III

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

Capítulo 18 Acápite 3

DEL HORNO O ATANOR FILOSÓFICO

Ireneo Filaleteo asevera:

1.- Que Nuestro Oro es la materia o azufre que ha llegado al más alto grado de perfección en  nuestras operaciones alquímicas, no es vendible en los mercados del mundo de la Vía Larga, pues es un Don de Dios.

2.- Nosotros no podemos iniciar nuestro trabajo a partir de un oro ya perfecto. Ineluctablemente debemos empezar trabajando con un oro imperfecto, extraído de Nuestra Mina, Vaso o Cuerpo, porque como ya he dicho: Nuestro Oro debe ser el fruto último de Nuestro Arte.

3.- También puedes, si buscas bien en Nuestra Materia, encontrar al sol y a la luna vulgares que básicamente componen a Nuestra Materia y, empezar a construir a partir de ella tu Gran Obra.

4.- Nuestro Oro (materia ya perfeccionada) es la materia más próxima a Nuestra Piedra (Piedra Filosofal).También el sol y la luna vulgares de Nuestra Materia, están cercanos a Nuestra Piedra, pero los demás metales son materias remotas (muy lejana de alcanzar la pureza de Nuestra Piedra Filosofal).

Y en cuanto a los elementos no-metálicos son una materia muy alejada e incluso totalmente extranjera a nuestros fines.

Demás está decir que estos principios no son aplicables a la Espagiria, que se rige por sus propias leyes.

 

ANÁLISIS

Nuestra Materia preparada en Nuestro Cuerpo y fruto de nuestra transpiración, no la puedes comprar a ningún precio, ni dando a cambio coronas o reinos pues saber construir esa materia es un Don de Dios.

Esa Materia Elaborada no la podemos encontrar preparada, pues tenemos que trabajarla encarnizadamente en nosotros mismo para lograrla, pues ella es el fruto de Nuestro Arte.

Sin embargo, si analizas profundamente a Tu Materia, puedes esforzarte en trabajarla con tu materia no elaborada, conformada por soles y lunas vulgares.

Imagen relacionadaSalomon Trismosin, “Splendor solis” Londres s. XVI: El Sol Negro o la sombra del Sol, simboliza las impurezas del oro vulgar que se debe purificar a través de continuos lavados ígneos con el Agua de Fuego o Alkahest mediante la ejecución diaria del “Solve et Coagula”.

Nuestro Oro o Nuestra Materia ya Elaborada es la materia más próxima a la Piedra Filosofal. Por otra parte Nuestra Materia no elaborada con un sol y una luna vulgares, es una materia sólo cercana a la Piedra Filosofal.

Los demás elementos, como estados de conciencia desordenados y caóticos de Nuestro Cuerpo, constituyen una materia remota muy alejada de la Piedra Filosofal.

Finalmente los elementos no-metálicos que son por su naturaleza, impalpables, están muy distantes de nosotros, y por ende de la Piedra Filosofal, y más que nada se encuentran tan escondidos en nuestro cuerpo-vaso, que no podemos evidenciarlos o caracterizarlos de ninguna manera, y por ahora debemos aguardar que en etapas más remotas de la experiencia alquímica, se hagan presentes para adoptar las medidas necesarias.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías