Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo, Cap 16 – VII

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

Capítulo 16 Acápite 7

“DE LA AMALGAMA DEL MERCURIO Y DEL PESO CONVENIENTE DE UNO Y DE OTRO.”

Ireneo Filaleteo agrega que hay que proseguir colaborando en la formación del Rebis Blanco, hasta que no sea posible extraer ninguna otra coloración de la amalgama del Mercurio Interno liberado, y del Azufre Fuego llamado Rebis Blanco.
Entonces, al observar esta amalgama o Rebis Blanco, verás u observarás que es tan claro como la plata más pura y de la blancura más estupenda de la plata mejor pulida.
Colateralmente a lo ya dicho debe agregarse que debes poner especial atención en evitar en la cocción del Rebis Blanco, temperaturas descontroladas, esto es, las conmociones desatadas por rabias, resquemores, y toda clase de pestilencias, provocadas por nosotros o asimiladas por terceros. En el caso de que persistan los fuegos abajados e incontrolables síguelos perfeccionando hasta que sean un pacífico remanso.
Este trabajo es laborioso, sin embargo verás tu tarea compensada por los signos que aparecerán en la obra.

ANALISIS

El laborante, mientras avanza durante el proceso de la elaboración del Rebis Blanco, es sometido a profundos cambios que entorpecen y agitan el cansino estado de su mecanicidad.
El laborante es apremiado por la repulsión que siente su materia ante un proceso que le produce permanentemente intranquilidad. Sufre, se agita se rebela e incomoda, al no tener claridad de los efectos y cambios que produce el Alkahest dentro de él, es una quemazón permanente de todo, producida por lo que antes lo sostenía exteriormente.
Sin embargo interiormente se aferra a la energía que actualmente recibe del Alkahest, y sabe que esta imantación que pule su materia diariamente mediante el Solve et Coagula, extraerá de él, toda las superficialidades innecesarias y dañinas.
El estudiante será así liberado de la prisión dañina sufrida por eones, trasmutando todo lo que lo limita, y se liberará de las ataduras que constriñen, trituran e inhabilitan su carne, y sufrirá al dejar atrás todos los impedimentos más queridos para él que se han incrustado en su carne, y sufrirá el desconsuelo de sentirse un paria en un laberinto sin salida, pero alcanzará la otra orilla liberado, de tal suerte que se situará en un estado de remanso y claridad que lo enaltecen.

Vasudeva, el barquero que ayudó a Siddartha a cruzar a la “otra orilla” y alcanzar el Nirvana (Hermann Hesse, “Siddartha”, 1922)

Es la manifestación de una conciencia clara como la plata mejor bruñida, una claridad que lo guía y lo hace poseedor del primer grado de claridad del Rebis Blanco.
Porque hemos de saber que la conciencia que proporciona el Rebis Blanco, es asimilada gradualmente por etapas, de manera que el desarrollo de la luz en esta ocasión, se define por los tres grados de expansión de lucidez de conciencia que proporciona el Rebis Blanco.
Primer grado: Tomar conciencia de la luminosidad que interpenetra al operante
Segundo grado: practicar la luminosidad que nos otorga el Alkahest, ensayarla una y otra vez con cada situación que tengamos que resolver,
Tercer grado: impregnarse de esta luminosidad continuamente y ser consciente de su continua expansión y certeza de sus resultados.

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías