Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo 1645 Cap 14 – II

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.       AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.

“DE LAS CIRCUNSTANCIAS QUE SE PRODUCEN Y QUE SE REQUIEREN PARA LA OBRA EN GENERAL.”

Capítulo 14 Acápite 2

En sus palabras, Ireneo Filaleteo, nos da a entender, en un lenguaje figurado, que nuestro desarrollo como  seres humanos y seres supra humanos está sujeto a dos etapas sucesivas.

La primera entregada a una nodriza que se denomina Naturaleza, cuya docencia concluye cuando el hombre  y la mujer, debido a los errores y consiguientes dolores, cometidos en vidas pasadas, provocan un pre-despertar que motiva que su revuelto contenido de soles y lunas, se separen en dos grupos antagónicos de soles y lunas. Hasta  ahí se extiende la labor que la Naturaleza o primera nodriza, efectúa en el ser humano.

Seguidamente hace su aparición la segunda nodriza denominada Arte Real. Cuya labor comienza en el punto en que la primera nodriza ha dado por cumplida su labor pedagógica,   pues esa primera nodriza ya no es capaz de seguir, es entonces cundo la segunda nodriza toma la conducción de la preparación del ser humano, para que se produzca el Azufre, al cual  evoluciona y asciende a distintos estados de conciencia, cada cual más perfecto que los anteriores como, en general lo hace con los azufres  negro, blanco y rojo.

Ya  hemos dicho con bastante frecuencia, que  el Azufre se desarrolla paso a paso, como Agua Leprosa, Echeneis, León Verde y Azufre Rojo. Que limpia al Mercurio Coagulado sito en la Columna Hueca Jakin.

EL Azufre Fuego  de la Columna Boaz y el Mercurio Coagulado de la Columna Jakin, abandonan sus respectivas columnas, para posarse en un Arco Real o Real Arco, donde, al unirse, dan forma al Rebis Blanco, Rebis Rojo, Elixir Vitalis  y Espíritu.

Finalmente Ireneo Filaleteo atestigua la veracidad absoluta de lo que expone en este  acápite , indicando que se trata de una verdad que ha descubierto y no por el testimonio de otros iluminados. Son hechos relatados que se originan por una experimentación  que ha visto y conocido y, además, ha fabricado, visto y poseído la Piedra Filosofal o Gran Elixir.

ANÁLISIS.

En la primera de las dos etapas, la nodriza inicial o la Naturaleza, amamanta a los hombres y mujeres con la  Lluvia Áurica, alimento que sólo le permite nutrir y desarrollar todos sus aspectos biológicos.

En la segunda etapa, la siguiente nodriza amamanta  a los seres humanos con el Rocío Cocido, que es el elemento que despliega, en hombres y mujeres, sus aspectos y virtudes espirituales.

La primera etapa, la material o externa, se caracteriza por estar de continuo avasallada, sojuzgada y dominada por una poderosa Fuerza  artificial, que con el peso de un yugo, mantiene al ser humano hipnotizado en un hacer complicado, baldío y banal, en efecto, en esta primera etapa, como sabemos el Hombre Real, en forma de Mercurio Coagulado, está empotrado en una sustancia compuesta de sol y luna, esta materia de sol y luna o sal es densa  y dura, lo que impide que se manifieste el Rocío Cocido propio de la segunda etapa.

Esta segunda etapa, la Alquímica, confiere al discípulo un permanente y notable accionar superior. Que se individualiza por una expansión de su mente, en la cual el pensamiento intuitivo complementa al pensamiento racional.

Tales circunstancias sitúan al laborante en el más alto y perfecto estado de su propio templo interior.

Todas estas verdades expuestas por Filaleteo, no deben ocultarse, pues son pasos fidedignos que deben realizarse en el desarrollo de la Gran Obra…

Este autor clásico asevera que todo lo expuesto lo ha vivenciado en y por sí mismo; gradualmente ha logrado elaborar su propio Oro, y poseído el Gran Elixir.

De lo dicho en esta oportunidad, nada especialmente novedoso hay en el proceder de la primera nodriza, porque su quehacer es verificar que la parte biológica del ser humano funcione bien.

Pero sí es realmente asombrosa peregrina y mágica la  acción de la segunda nodriza  que se explica ampliamente en Atalanta Fugiens, figura 35.

A continuación transcribiré algunos párrafos que,  sobre este tema, escribí en  “Las Cuatro Alas de Mercurio”:

Michael Maier, Atalanta Fugiens, Emblema 35: “Ceres acostumbró a Triptolemo a permanecer en el fuego, lo mismo que Tetis a Aquiles. Obraron como los artífices de la Piedra.”

En el Epigrama se indica: Considera que Triptolemo  y Aquiles, el duro en el combate, aprendieron a soportar graves ardores por medio de las enseñanzas de sus madres (Nodrizas) Les mantenían en el Fuego por la noche, y les daban  los pechos  llenos de leche durante el día. No de otro modo se trabajaba la bien aventurada Medicina de los Sabios, a fin de que sea capaz de disfrutar del Fuego como un Niño de los pechos de su Madre.

En una de sus muchas andanzas, Ceres desfallecida, temporalmente envejecida e irreconocible, se encontraba apoyada en una roca. Una joven que por allí pasaba, hija del Rey Celeo de Ática, le ofreció el cargo de niñera de Demofonte, hijo del Rey Celeo y  su madre la Reina  Melanise.

Demofonte era un niño muy débil y enfermizo. El Rey Celeo de Ática y la Reina Melanise, son la Tierra no Elaborada, Ceres aceptó el ofrecimiento y se manifestó como extraordinaria niñera. La salud de Demofonte se restableció de una manera realmente asombrosa.

Cada noche, después que todos los servidores del Rey Celeo se retiraban, cogía con ternura al pequeño Demofonte y lo tendía sobre el rescoldo de una lumbre, que ella misma había encendido. Se proponía purificarlo y hacerlo inmortal mediante ese ritual. El niño, representa  la partícula de materia sometida al Solve et Coagula, y el calor es el rescoldo, o  Fuego Ígneo suave y constante de la Rueda o Rota Estrecha de la Columna Hueca Boaz. Ceres es el Alkahest manifestado a través del Primer Régimen de Mercurio o  Solve et Coagula.

Permanecer en el Fuego significa que enciendas, en tu Tierra no Elaborada, esa potencialidad que en su seno esconde un Fuego Interior o Espíritu activo, que es el único capaz de fundirse y entrefundirse con el Alkahest, y, posteriormente, romper la dureza de la roca terrenal. En ese Mercurio terrenal o Mercurio Coagulado, que después se trueca en uno der los núcleos del Rebis , están plasmadas todas las manifestaciones del Creador.

Este Mercurio adormido es animado por su propio Azufre, ya irradiado por el Alkahest. El Azufre  es vertido sobre la Tierra no cultivada. Por otra parte la energía del Fuego exterior o Alkahest despierta a la Tierra de su letargo, para liberarla de su pesada envoltura metálica.

Impuesto el Rey del tratamiento ígneo que se  daba a su hijo, quiso impedir el procedimiento alquímico. Ceres dio muerte al Rey Celeo, es decir sometió a esa Tierra indómita al Rocío Cocido, y la mató filosóficamente, para que ascendiera a estados de conciencia más enaltecidos. Se dice que Ceres obsequió al príncipe Demofonte un  carro alado, tirado por serpientes. El carro salado significa un Cuerpo capaz de volatilizarse, y las serpientes, que impulsan al carro, son la irradiación del Alkahest.

Actuar como los Artífices de la Piedra, a fin de permanecer en el Fuego, consiste en despertar y elaborar el Fuego interior que, hasta el presente, permanece inactivo y, asimismo, vencer al artificioso impulso creado por la materia, que ejerce en ella una dominancia tal, que la encierra en una falsa, tensa, corrosiva y humeante hoguera que acciona, energiza y fortalece todo lo inarmónico que repta en el hombre y la mujer, y desvirtúa el efecto que en la materia de la Piedra ejerce el Alkahest.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías