Get Adobe Flash player

Ireneo Fialeteo 1645, Cap 13 – 34

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.       AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
“DEL USO DE UN AZUFRE MADURO EN LA OBRA DEL ELIXIR.”

Capítulo 13 acápite 34

Filaleteo compara y contrasta sus métodos alquímicos con los de sus pares, diciendo: -“Sé que hay muchos laborantes que conocen cabalmente el Arte Real, y que se caracterizan por guardar herméticamente sus conocimientos, sin comunicarlos a nadie”

En cuanto a mí se refiere –agrega Filaleteo– siguiendo la inspiración que proviene de mi Dios, expongo sin ambages y abiertamente todo lo que he visto y todo lo que he experimentado, en el Ars. Regia, mediante la publicación de este libro, que aquí presento, y que es desconocido, hasta ahora, por todos mis iguales.”

 

ANÁLISIS.

Ireneo Filaleteo indica que sabe que hay muchos Alquimistas que en el desarrollo de su Gran Obra, han experimentado y vivenciado, en sí mismos y de primera mano, todos los pasos que conforman a la Alquimia y, al mismo tiempo, han  perfeccionado al máximo su conexión con el Alkahest. Trabajando en su Laboratorio Interno, conformado por tres columnas huecas y tres rotas (ruedas, padmas o chakras), han absorbido el más verídico conocimiento alquímico, y este bagaje de sabios principios alquímicos los han mantenido en el más estricto silencio.

Catedral de Amiens (Francia) El pórtico del Salvador: “El Fuego de la Rueda”. La figura de un filósofo (Alquimista) que apoya su cabeza sobre su mano derecha. Le es menester comenzar a trabajar en su Rota microcósmica diseñada aquí como dos ruedas para representar el doble giro ascendente y descendente del Solve et Coagula.

Así, por ejemplo, estos artífices descubrieron que el desarrollo alquímico que experimenta el Alquimista es de una secuencia plurifacética y simultánea, con esto quiero decir que las primeras balotas negras presentadas por las Palomas de Diana, se transforman en balotas blancas, y siguen su avance y perfección, mediante las permanentes irradiaciones del Alkahest, transformándose en Azufre Fuego, Rebis Blanco, Rebis Rojo, Elixir Rojo y Espíritu.

En otras palabras, el Proceso alquímico se desarrolla simultáneamente laborando en la rota estrecha de la Columna Hueca de Boaz y la rota inferior y superior de la Columna Hueca del Medio y así ocurre también con todos los pasos alquímicos.

Como dice Filaleteo, la mayor parte de los Alquimistas de su tiempo, guardaron para sí todos los secretos de este Arte.

En la época en que vivía Filaleteo, esa Sabiduría resultaba inadmisible para el medio, por  eso, no convenía difundirla a terceros.

La ley del estricto silencio era tan vital que Filaleteo no se atrevió a comunicar a sus Hermanos en el Arte, que él estaba difundiendo las claves alquímicas.

Los comentarios están cerrados.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías