Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo Capítulo 20 – I

Reflexiones Menores de la Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey

Capítulo 20

De la Llegada de la Negrura en la Obra del Sol y de la Luna

Acápite I

Enunciado

  1. Si hubieras trabajado sobre tu Sol y tu Luna para encontrar Nuestro Azufre.
  2. Examina si con ese trabajo, si tu materia se hincha como una pasta, o hierve como el agua caliente, o más bien se presenta como una pez fundida. Porque Nuestro Sol y Nuestro Mercurio tienen un tipo emblemático en la obra del Sol Vulgar con nuestro mercurio.
  3. Espera durante veinte días con el horno encendido, tiempo durante el cual observarás diversos colores.
  4. Hacia el final de la cuarta semana, y si el calor ha sido continuo, verás un amable verde que no desaparecerá antes de diez días aproximadamente.

Análisis

Todo estudiante primerizo de alquimia debe empezar a estudiar esta ciencia a partir del Sol y la Luna que son los integrantes de su materia caótica.
La Luna se denomina también Perra de Armenia, León de Babilonia, Súcubo o mujer del sol.
Esta luna es un mercurio muy débil, precario. La luna pertenece al casillero de lo espiritual, no obstante, en este caso, su naturaleza es tan basta y rebajada, que definitivamente forma parte del sector de la materia.
La irradiación de la luna o capa mineral, en algunas circunstancias, es capaz de emanar buenos consejos o tendencias, pero no tiene la voluntad y la firmeza para imponer su cumplimiento.
Así mismo, debido a su suciedad y debilidad, se le compara con la hechicera Lilith, hipócrita, malévola, huidiza, que transmite sensaciones depresivas, frustrantes y de odiosidad.
Por otra parte, el Sol, llamado también armadura negra, corresponde a un Sol Negro. Es la cubierta exterior que nos cubre, cuyo fuego oscuro y devorador lleva todo lo material a la putrefacción.
El hombre y la mujer en esa etapa de su formación están hechos de un Sol Negro. En Alquimia Árabe, el Sol Negro o la sombra del sol, simbolizan las impurezas del Caos.
La capa metálica o Sol, es más potente que la Luna Mineral, la capa solar es corrosiva, anárquica y tozuda, se le denomina Capa Metálica, Armadura Negra o Cuerpo Metálico, Coraceno, Jorazán, Íncubo o esposo de la Luna.
Ambas capas, la Mineral y la Metálica, o Sol y Luna, son pegamentos completamente ajenos a tu ser real y original que está hecho de mercurio puro.

Esta incrustaciones que están en nuestro cuerpo, de Sol y Luna, son restos de anteriores sistemas cósmicos, creados en remoto pasado, cuyas partes esenciadas ya se han elevado a planos de mayor y elevada conciencia, en tanto que este su despojo de Sol y Luna, quedó rezagado en el camino, con el objeto de embadurnar y entrampar al hombre y la mujer, para que estos trabajen intensamente sobre esas incrustaciones, para que los laborantes se purifiquen y las hagan realmente parte de su ser, al transformarlos en Rebis que los conduce a la Luz.
Esa mugre que tienes pegada es un valiosísimo material, que bien tratado por las reglas del Arte Real, debe transformarse en Luz.
De hecho, sin esa pasta maloliente y sin el trabajo que hay que dedicarle, jamás podrías transformarte en Piedra de los Filósofos, ni menos en Piedra Filosofal.
Por eso los alquimistas de antaño, al referirse a esa materia prima, al material en que deben trabajar para ser maestros en el Arte, aluden a una materia infecta, despreciada por los ignorantes y muy deseada y buscada por los sabios, y que como tú ya habrás deducido “es tu propia forma corporal”.

(Las Cuatro Alas de Mercurio, página 97-98, y parte de la 99)

En este acápite Ireneo Filaleteo nos ubica en el primer quehacer del proceso alquímico, esto es, cuando el neófito comienza a absorber por primera vez el Rocío Cocido, lo que provoca a revoluciones y estremecimientos desaforados de la materia que procura rechazar al Mercurio Exterior o Alkahest, que quiere penetrar y dirigir al reino de la materia incultivada.

Estos movimientos y trastornos no tienen otro propósito que soltar y extraer de esa tierra hirsuta y voluntariosa los bloques de piedra bruta que la mal dirigen.
Este acápite que veremos a continuación describe al Primer Nigredo.
La gestación de estos movimientos destemplados y sin concierto, son motivados por nuestro Plomo, nuestro Saturno, que son saeteados permanentemente por los rayos del Alkahest.
Esta negrura es denominada también Azufre Negro o Prisión del Oro. Todo ello forma un magma repulsivo que solo con la inspiración del Cielo se puede reconocer en él, el don de Dios, que transforma al simple alquimista en sabio y al filósofo en adepto aprobado.

La Pez Hirviente

Es el estado de conciencia que percibe el alquimista y es de absoluto desconcierto, cuando se produce la negrura que lo mantiene en completa agitación y oscuridad, percibe el enorme peso que le agobia al estar presionado por una tierra oscura, pestilente e infecta en forma de pez hirviente, se impone en el cuerpo el negro más negro que el negro, semejante a la cabeza de cuervo y alude a uno de los más importantes procesos sufridos por la materia, que es removida hasta la profundidad de su caos, esta se deja traspasar por el Alkahest que la descompone y la procesa, transformándola en una sustancia líquida en estado de putrefacción. En el fondo de nuestro vaso queda el espeso sedimento de una masa inmunda malsana y caótica, es un vaso burdo, no elaborado denominado el Vaso del Aprendiz.
Es con este quehacer ya relatado que comienza la fusión o fundición alquímica del compuesto con las energías que le contienen, es el período de la putrefacción (Sol y Luna). Es el agua arsenical y leprosa que hierve mientras se descomponen las durezas de la tierra y la materia se libera de su estado de pesantez inferior mediante la continuada imantación, quemazón y liberación de los bloques endurecidos, incrustados en el compuesto no elaborado.
La materia innoble es purificada hasta transformarse en un fuego puro, fuego del azufre, que es esta una parte fundamental de la obra alquímica.
La descomposición de la tierra, del residuo mineral de las durezas del cuerpo, produce un efecto tan fuerte que sume al alquimista en su Primer Nigredo, con la consabida desorientación, y siente que se encuentra en un estado tal como el que carece de un timón y va la deriva en un mar proceloso y oscuro.

Nuestro Sol, Nuestra Luna y Nuestro Mercurio tienen un tipo emblemático en la obra del Sol Vulgar.

Significa que Nuestro Sol, Nuestra Luna y Nuestro Mercurio representan un simbolismo representativo de la totalidad de la obra.
Son los compuestos endurecidos los cuales son finamente reducidos a sus principios mercuriales que permiten que la materia se eleve en un conjunto armónico y se sincronice en una sola tonalidad mercurial.

¿Qué quiere decir que en la obra se presenten diversos colores?

En la medida que la putrefacción se somete a una intensa combustión, se producen intensos fuegos que agitan y colorean los procesos alquímicos del compuesto, dando lugar a diferentes tonos que señalan los distintos y sucesivos niveles relacionados con los estados de conciencia, algunos colores son pasajeros y otros susceptibles de ser desarrollados.
El cuerpo del alquimista va coloreándose sucesivamente de negro, plomo, blanquecino, blanco, rosado y rojo.

Color Negro

Bajo el color negro y endrino que cubre a la tierra no elaborada subyace el verdadero oro de la tierra. Cuando la tierra con la ayuda del Alkahest mejora la calidad de su magma repulsivo y seco, la sustancia líquida en estado de putrefacción puede trascender sus aguas arsenicales y leprosas, y limpiando la tierra de sus malezas malsanas se suceden aquellos estados de colores pasajeros, para llegar a un amable verde.
El color negro es el verdadero signo de los Filósofos, pues es una señal cierta de que la obra se encamina a un buen fin, por ser la parte más difícil de superar.

Color Blanco

Cuando la materia alcanza el estado de blancura o albedo, se ha desprendido de los estados densos y terrosos, posee un estado más esenciado, se transforma en Rebis y posteriormente se fija a la tierra.

Color Rojo

El color rojo corresponde a etapas más avanzadas, a medida que la tierra asciende y se polariza en un estado superior, permite absorber un Alkahest de muy superior condición. Ese color rojo se refiere a la capacidad de teñirse con un Alkahest enaltecido.
En la medida que la materia se torna amarilla y citrina, se fija en ella un intenso color rojo, que es la más perfecta magnetización, que se multiplica en efectos de grandeza y excelsitud mercuriales.

Amable Color Verde

El amable color verde significa que la materia, después de pasar por el proceso de la putrefacción, toma un color verde para señalar que ha concluido el estado de Nigredo, y se prepara para trasmutar y erradicar las malezas que la cubren, lo cual corresponde todavía al inmaduro estado de la obra.

Ireneo Filaleteo Capítulo 19 – XXII

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

CÁPITULO 19. Acápite 22

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

En este artículo Ireneo Filaleteo te dice:

Toma pues ese Mercurio que te he descrito

Mézclalo con el Sol que es muy amigo y verás ciertamente lo que deseas

Ya verás Nuestra Luna Llena y así completarás este Azufre, cuya cocción repetida te dará Nuestra Piedra y la tintura

Análisis

La primera pregunta que podrías plantearte es ¿A qué Azufre se refiere Ireneo?

Cuando menciono el término Azufre, implícitamente me refiero a esa tosca materia humana, que se está remodelando mediante el Ars Regia. En otras palabras, fundamentalmente plástico, mediante la potente presión del Alkahest que secunda nuestros anhelos de perfección.

En esta oportunidad Filaleteo no se ocupa de las ordalías que sufre el Azufre que cursa la Vía Larga, esfera en la que se tratan, experimenta y sufren todas las pruebas inherentes a Los Misterios Menores, atingentes a la limpieza de nuestra materia.

En este punto Ireneo centra sus fuegos en los Misterios Mayores, relacionados con la formación y desarrollo del Alma o Cuerpo de Luz, Enseñanza que se despliega con todo su esplendor y belleza, a partir del estado de conciencia Rebis Blanco y culminan con el Elixir Rojo o Elixir Vitalis cerrando, así, el gran círculo de la alquimia, propia del Género Humano.

Entonces, tenemos que el Azufre formado en el curso de la Vía Larga, con todos los fermentos azufrosos que se decantaron y se adhirieron a él, deben unirse al Núcleo Azufroso, sito en el interior del Rebis Blanco. Allí, bajo el imperio de los Grandes Misterios, se prosigue la perfección del azufre en comento, que, posteriormente, se culmina dentro del Núcleo de Mercurio o Nuestro Mercurio.

En el Núcleo Azufroso se arriba a la Piedra Blanca y en el Núcleo Mercurial o Nuestro Mercurio, se inicia el desarrollo de la Piedra Roja.

Esta colosal tarea se desarrolla en la invisible Columna Hueca del Medio.

La conformación del Cuerpo de Luz Blanco tiene lugar en la Rota Inferior de la Invisible Columna Hueca del Medio, donde se forman los gránulos blancos, descendientes de los gránulos negros que antes estaban en la columna Boaz, representados en el templo por los granos de una granada aún no madura.

En tanto que, el Cuerpo de Luz Rojo, adquiere su superior composición, en la Rota superior de la Columna Hueca del Medio, ocasión en que los gránulos se transforman en rojos, como los granos de una granada en sazón. Esta misma simbología se representa en el rosal de rosas blancas y rojas.

El que el Azufre alcance su tinte rojo, indica que se culminan los primeros 4 trabajos que se deben realizar en la esfera del Rebis Blanco. También evidencia la creciente capacidad del hombre y la mujer, para absorber el Alkahest en un caudal más ancho, veloz y puro.

Mientras el Azufre tenga aun su residencia en el Núcleo azufroso, restan dos trabajos por hacer, lograr:

El Fermento Azufroso, y El Jugo de Luna

El Fermento Azufroso

Es un poderoso disolvente.

Genera, entre otros fenómenos, una cubierta invisible y portátil que te cubre y te protege de todos los vórtices de odio, de palabras envenenadas y de situaciones injustas y degradantes que pretendan dañarte. Por otra parte, tu composición azufrosa alcanza su más alta perfección.

El Jugo de Luna

Es un Néctar.

Es una sustancia translúcida invisible para los ojos de los humanos.

Una de sus facultades es la de conectarte con la potencia y sabiduría de todas aquellas de tus vidas o encarnaciones que estuvieron marcadas por un continuado proceso de perfección alquímica.

Finalmente, el último y 7° trabajo que debe realizar el Azufre, en la esfera del Rebis Blanco o Rebis Primero, consiste en ser tragado o deglutido por el Núcleo de Mercurio o Nuestro Mercurio, ocasión en que nace el Rebis Rojo, representado por un sólo Núcleo de color rojo. Y así dar curso a toda esa cadena de maravillas que han de culminar con Nuestra Piedra, y su Tintura.

El ver la Luna Llena es ver la expansión del Cuerpo de Luz y gozar de su Sabiduría sin límites.

Ireneo Filaleteo Capítulo 19 – XXI

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

CAPÍTULO 19 Acápite 21.

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS CUARENTA PRIMEROS DÍAS.

En este acápite Ireneo te solicita:

  • Busca, con todas tus fuerzas, a Nuestro Azufre o Nuestro Sol.
  • A Nuestro Azufre lo encontrarás, créeme, en Nuestro Mercurio, con el tiempo y el calor debidos, si el destino te llama a ello.
  • Si el destino no te llama a ello, con el tiempo y el calor debidos: Prepara a Nuestro Sol y a Nuestro Mercurio (luna), desde el principio: a partir de nuestro sol vulgar.
  • Este camino está lleno de espinas y abrojos (La denominada Vía Larga).
  • Hice votos ante Dios y la equidad que nunca declararíamos con palabras desnudas, distinguiéndolos (el proceso de hacer el Rebis Blanco, ni el Rojo).
  • Sin embargo, juro de buena fe que en las otras cosas, he declarado toda la verdad.

ANÁLISIS

Filaleteo requiere que vayamos, con todas nuestras fuerzas e interés, en busca de Nuestro Azufre o Nuestro Sol. El ir al encuentro de cualquiera de las etapas o sub-etapas del Proceso Alquímico, de la alquimia tradicional de Alto Grado no consiste en ubicarlo y aislarlo apropiándose de él como si fuera algo físico, aunque así pareciera ser, en parte, en el trabajo con plantas y tratamiento espagírico de metales, metaloides y otras substancias, sino más bien empaparse de una irradiación, que conlleva un determinado nivel de conciencia superior, y hacerlo propio.

Sin salirme del tema, debo confesar que comparto un profundo interés y respeto por el sacrificado quehacer de quienes trabajan alquímicamente con las hierbas y espagíricamente con los metales y metaloides.

Últimamente, fui invitado al laboratorio de un experto artífice, y lo que extrajo materialmente de 7 plantas, me dejó encogido de pura admiración.

Pienso que dentro de un año debo conocer el desenlace, (o desconocerlo), de mis largos desvelos, y si el Hacedor lo permite, volcaré todo mi esfuerzo y entusiasmo al campo de la Espagiria, (sin abandonar la Alquimia Tradicional) sobre todo, para entender a Paracelso que ha sido, desde mi niñez, uno de mis más notables alter-ego.

Bien, tu sabes que Nuestro Azufre o Nuestro Sol se encuentra en el Núcleo Azufroso del Rebis Blanco o Rebis Primero, inmediatamente después de la Vía Larga.

Tienes dos formas de dirigirte a él.

La primera, si cuentas con el destino que te llame a ello, quieres decir que ya estás trabajado en la esfera del Rebis Blanco, sólo te resta hacer algunos ajustes, para encontrarte en presencia de Nuestro Azufre o Nuestro Sol.

Pero, si no estás llamado a ello por el destino, significa que aún te encuentras elaborando en plena Vía Larga, y para llegar al Rebis y, específicamente al Núcleo de nuestro Sol, deberás recorrer un larguísimo tramo de espinas y abrojos, hasta devenir a un lejano Rebis Blanco.

Ya te aprontas a seguir tu larga o corta marcha hacia el Núcleo de Nuestro Sol o Nuestro Azufre, cuando intempestivamente, se te hace cambiar de rumbo, al decirte: Pero ese Nuestro Sol o Nuestro Azufre, no está ya en su usual núcleo azufroso, sino en el núcleo Mercurial del Rebis Primero.

¿Qué ha pasado?

“El Enigma de la Credencia
Capilla de la Mansión Lallemant, Francia.

Simplemente que ya se ha realizado la cuarta boda alquímica, esto es, que el Núcleo de Mercurio ha engullido ya al Núcleo Azufroso, que ha llegado al alto nivel de Jugo de Luna, dándose el resultado de la existencia de un solo núcleo rojo, denominado Rebis Rojo.

De forma que, lo que nos ha requerido Ireneo es que nos unamos conscientemente al flujo tremendamente renovador del Rebis Rojo.

Hicimos votos ante Dios y ante la equidad, de que nunca declararíamos con palabras desnudas y llanas, los dos regímenes de la Piedra Blanca o Rebis Blanco, y la Piedra Roja o Rebis Rojo, distinguiéndolas entre sí.

Ireneo Filaleteo, La Entrada Abierta Al Palacio Cerrado del Rey.

No te preocupes por esta voluntaria omisión de Filaleteo, porque en la obra “Las cuatro Alas de Mercurio”, que aparece más completa y corregida en mi página www.apianoleondevaliente.com, se describe latamente la Piedra Blanca y Roja y, aún más, se entrega en forma completa y, por primera vez, urbe et orbe, el primer Régimen de Mercurio o Solve et Coagula, único régimen destinado a atraer hacia nosotros el Alkahest, en su máxima expresión de Rocío Cocido.

Ireneo Filaleteo Capítulo 19 – XX

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

Capítulo 19. Acápite n° 20

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

En este acápite Ireneo Filaleteo dice que:

  1. Hay una tercera operación mixta, por la cual se mezcla el Oro Vulgar con Nuestro Mercurio. Debe notarse que Ireneo sostiene, que se trata de un Oro Vulgar “Con el debido peso” al cual se le añade, durante su curso por la Vía Larga, Fermento de Azufre en cantidad suficiente.
  2. Efectuado lo anterior, “se realizan todos los milagros del mundo, y otorga a su poseedor las riquezas y la Salud”.

Análisis

1.- La tercera operación mixta consiste en mezclar Oro Vulgar no trabajado, con nuestro Mercurio. Tú ya sabes que no se puede mezclar compuestos tan disímiles en calidad y potencia, como el Oro Vulgar, localizado en la Vía Larga, con Nuestro Mercurio sito en el Rebis Blanco.

Es por esa imposibilidad que Filaleteo aclara que ese Oro Vulgar, en comento, debe tener el “debido peso”, es decir, que ya haya sido procesado por una constante combustión, mientras se desliza por la Vía Larga, hasta alcanzar una purificación que le permita unirse a Nuestro Sol ubicado en el núcleo azufroso del Rebis Blanco.

Asimismo, se le ha ido agregando a este Oro Vulgar, un Fermento de Azufre que se gesta durante su curso hacia el Núcleo Azufroso del Rebis Blanco, en donde ha de continuar su evolución.

Es de advertir que, en primera instancia, este Oro Vulgar, provisto de su “debido peso” y de ese Fermento de Azufre, no se mezcla a Nuestro Mercurio, como parece decir Filaleteo, sino que primero debe fundirse con Nuestro Sol, depositado en el núcleo azufroso de Rebis Blanco, donde continúa su desarrollo, y sólo al finalizarlo, puede unirse a Nuestro Mercurio, ubicado en el núcleo mercurial del Rebis Blanco.

Y no podría ser de otra manera, lo afirmado en el párrafo precedente, en orden a que en el curso del proceso alquímico, no puede omitirse operación alguna sin que aquella se haya cumplido totalmente, para luego continuar con el proceso siguiente.

Repito, ese Sol Vulgar, con su debido peso y su Fermento de Azufre, debe proseguir su constante purificación en el Núcleo Azufroso, para acceder a los grados de conciencia llamados Fermento Azufroso y Jugo de Luna, para entonces ser deglutido por el Núcleo Mercurial del Rebis Blanco, para que nazca el Rebis Rojo y se Forme el Elixir Rojo o Elixir Vitalis.

2.- Entonces se realizan “todos los milagros del mundo y se hace el Elixir capaz de dar a su poseedor las riquezas y la Salud.”

¿Puede el hombre y la mujer tener acceso a todos los milagros del mundo, y ser capaces de producirlos a voluntad?

Sí, obviamente, pero sólo cuando superen dos condiciones: Se transformen en hombre y mujer dotados de la conciencia del Rebis Rojo, y segundo, como Rebis Rojo, se sumerjan y disuelvan conscientemente en el Mar de Alkahest, es decir superen la condición de Almas para transformarse en Espíritus. En ese instante se les confiere “Todos los Poderes del Universo”.

La Riqueza

La alquimia propicia que el poder de decretar o concretizar riquezas es una facultad, como muchas otras, que el género humano posee latente en su interior. Imaginad que estos poderes o siddhis están inscritos en el interior de los seres humanos, pero el hombre y la mujer comunes y corrientes no lo saben, o de saberlo, encuentran que las inscripciones supuestamente contenidas en su fuero interno están tan borrosas que no las pueden interpretar.

Esa Sabiduría Interna generalmente está absolutamente recubierta de sol y luna, lo cual impide hacer un adecuado uso de ella.

En otras palabras, la efectividad de visualizar y atraer riquezas, va a la par del desarrollo iniciático del individuo. En efecto, antes de esgrimir ese poder, hay que desechar de sí todas las superficialidades, todo aquello que no tiene Peso Espiritual.

El peso espiritual de cada cual, equivale al estado de conciencia más elevado que haya alcanzado, y que no puede subsistir mezclado con agregados banales que sumergen al individuo en la torpe y oscura mediocridad.

Examinemos cómo se acrecientan los siddhis o poderes internos, a medida que se alcanzan distintos grados de conciencia, cada uno más poderoso que los precedentes.

¿Cuál es el poder de concretización, mientras se cursa La Vía Larga?

La casi totalidad de la Vía Larga tiene por objeto evidenciar la gran sequedad y limitaciones de Nuestra Tierra que, hipnotizada, sólo bebe de su charca compuesta de materiales no elaborados.

Mientras se vive lidiando entre aguas corrosivas y hediondas, con su carga de depresiones, complejos de inferioridad, temores, incertidumbres, iras, desequilibrios y agresividad, propios y ajenos, todo Poder de Atracción de Riquezas es ficticio, salvo en el último peldaño superior de la Vía Larga, en el Azufre Fuego, donde ya se evidencia la aparición de algunos poderes reales.

¿Cuál es el poder de concretización cuando se vive en el estado de conciencia Azufre Fuego?

El estado de conciencia denominado Azufre Fuego produce en el alquimista una fuerte combustión, que purifica cada una de las acciones de su poseedor. En efecto, el fuerte calor que conlleva este grado de conciencia, permite al laborante Percibir con Claridad perfiladas visualizaciones, que concretará posteriormente, auxiliado por potente luz de su Fuego Azufroso.

¿Cuál es el poder de concretización cuando se arriba al nivel de Rebis Blanco?

Cuando se comienza a penetrar en la esfera del Rebis Blanco o Rebis Primero, aumenta extraordinariamente el esclarecimiento del operador, el cual ya se había manifestado en el estado de conciencia del Azufre Fuego.

Aflora con naturalidad la firme determinación de concretizar con su luz, lo que se desea.

Se comprende que existe una invisible conexión entre el Mundo Invisible y el Cuerpo de Luz.

Las visualizaciones creadas en el mundo material, son respaldadas por el mundo Superior, y el Cuerpo De Luz las materializa en el plano físico

¿Cuál es el poder de concretización proveniente del estado de conciencia Fermento Azufroso?

El estado de conciencia “Fermento Azufroso”, proporciona al experimentador, que ya habita en su Cuerpo de Luz, la facultad de producir, en sí mismo, una combustión ardiente cuyo fuego materializa, plasma o concreta determinado proyecto, que ya ha sido respaldado en el Plano Superior.

¿Cuál es el poder de concretización proveniente del Jugo de Luna?

El estado de conciencia Jugo de Luna tiene el aspecto de una sustancia translúcida, que irradia el esplendor de la Divinidad. Esa Luz es captable por tus Cuerpos Superiores, que la trasmiten a tu Cuerpo de Luz y éste al cuerpo físico del alquimista. Ese resplandor confiere al Adepto toda la sabiduría y percibe lo invisible en los planos arrúpicos o sin forma.

Recuérdese lo que especificó Ireneo Filaleteo: -“Habiendo alcanzado yo, Filaleteo Filósofo Anónimo, los Arcanos de la Medicina, de la Química y de la Física…”

El Fuego que emite esta sustancia traslúcida es capaz de plasmar todos los tesoros que se contienen en lo invisible, entre otros, aquél que los humanos nominan “dinero”.

¿Cuál es el estado de concretización del estado de conciencia Rebis Rojo?

El estado de conciencia Rebis Rojo forma parte de cada célula del alquimista, situación que le permite, a su poseedor, ostentar la conciencia propia de los planos superiores.

También el Rebis Rojo está en todos los animales celulares pero, en este caso, sin la que la conciencia del poseedor se percate de ello.

Quien tenga acceso al estado de conciencia Rebis Rojo, vivirá en una permanente y viva combustión que domina ampliamente la gradación de su propio Fuego.

Los poderes conferidos por el estado de conciencia Rebis Rojo se expresan de una manera visible y de otra invisible.

En el aspecto visible se aprecia la vitalidad de su poseedor y su lozanía propia de la adolescencia.

En lo invisible, una claridad propia de una conciencia superior.

En cuanto a su poder concretizador, no se requiere visualizar lo deseado, basta con fundirse en el estado de Rebis Rojo, ya adquirido, para concretizar lo que se desea.

Poder Concretizador desde el estado de Conciencia Elixir Rojo o Elixir Vitalis.

En este punto no se concretan cosas o situaciones para el mundo terreno. Se sirven funciones de carácter cósmico.

La Salud

La Naturaleza, en su desarrollo, debe en un punto detener su creatividad y continuar sólo marcando el paso. Es entonces cuando aparece la Alquimia para superar el actuar anterior, mediante una creatividad infinitamente superior

Lo mismo acontece con la Biología, cuando esta llega a su desarrollo máximo, debe dar paso al Arte Real, quien subyuga al quehacer biológico, al detener todas las enfermedades cuando se goza del estado de conciencia Rebis Blanco, o las hace desaparecer, cuando se goza del estado de conciencia Elixir Rojo o Elixir Vitalis.

Ireneo Filaleteo Capítulo 19 – IXX

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY

Capítulo 19 – Acápite 19

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS CUARENTA PRIMEROS DÍAS.

En este acápite Ireneo Filaleteo predice que:

  1. Si conoces el Arte, extrae Nuestro Sol de Nuestro Mercurio.
  2. Y entonces todos los secretos emergerán de una única imagen. Lo cual, créeme es más perfecto que toda la perfección del mundo, como dice el Filósofo: “Si a partir del Mercurio únicamente, puedes llevar hasta el final de la Obra, serás un excelente investigador de la Obra”.
  3. En esta Obra no hay nada superfluo, todo, gracias al Dios vivo, es convertido en puro, porque la acción se ejecuta en un solo vaso.

Análisis.

¿De qué Mercurio se trata y cuál es el Sol que hay que extraer de ese Mercurio?

En otros términos, ¿Cuál fue el Mercurio que fue invadido por el sol vulgar, de modo que fue envuelto, enquistado o cubierto por el miasma del sol vulgar?

Sí, estamos hablando del Mercurio Coagulado, Mercurio venido del Origen, y después aplastado, constreñido, adormido y casi muerto por la armadura negra o sol vulgar.

Todos los trabajos que debes realizar durante el ascendente desarrollo de la Vía Larga, en la columna Hueca de Boaz, o en la Rota Microcósmica, que son sinónimos, tienen por objeto liberarte muy pausadamente del agobiante peso del sol vulgar, a través de la perfección de tu Azufre. La libertad total de tu Mercurio Interno, no se completa en la vía larga, sino más bien en la Vía Corta, en el Rebis Blanco, donde tu azufre recibe el nombre de Nuestro Sol, y tu Mercurio Interno el de Nuestro Mercurio. A esa etapa apunta Filaleteo, cuando te dice que, sustentado en el conocimiento del Arte real, extraigas, saques, borres, Nuestro Sol de Nuestro Mercurio.

Tal logro ocurre cuando Nuestro Mercurio o núcleo mercurial del Rebis Blanco traga y degluta a Nuestro Sol o núcleo azufroso, en forma de Jugo de Luna, al final de la vía corta o final de la etapa de Rebis Blanco. En este punto ya no hay sol o azufre, sólo Mercurio.

Cumplido lo anterior, emergen todos los poderes propios de la Alquimia, la regeneración total del alquimista, un aumento inconcebible de su inteligencia y sabiduría. La elaboración creciente y manifiesta de su Rebis Rojo, del el Elixir Rojo y su consciente unión con el Alkahest.

La Toisson d’or” – El Doble Luminoso.

Trismosin

En el desarrollo de la Alquimia Tradicional de Alto grado nada es superfluo, porque todo lo contaminado es purificado por la Obra realizada en un mismo vaso, materia y régimen.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías