Get Adobe Flash player

Ireneo Filaleteo Cap. 19 – X

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
Capítulo 19 Acápite 10

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

 

               Filaleteo sostiene que:

  1. “Nuestra Piedra Filosofal está” (latente)en todos los metales y minerales”.
  2. “Ya que se puede extraer esta Piedra Filosofal de Nuestro Sol próximo”, (o sea, más cercano a la Piedra Filosofal, es decir aquél Nuestro Sol  que conforma el Núcleo azufroso del Rebis  Primero  o Rebis Blanco).
  3. “Nuestro Sol se encuentra” (virtualmente) “en todos los metales vulgares”.
  4. “Pero la Piedra Filosofal está más cerca en el Oro y en la Plata”.
  5. “Flamel dice que algunos han trabajado en el régimen de Júpiter y otros en de Saturno; yo les digo que trabajé en el sol y lo encontré.”

 

ANÁLISIS

1.- Es sabido, fehacientemente, que en la región Celestial u Origen, existe un Arquetipo o Modelo para cada forma de vida existente en la superficie terráquea y sus altas cumbres, como  en las profundas e insondables  oquedades marinas.

Con respecto al hombre y la mujer, el Arquetipo del Hombre Rojo, o perfecto,  se proyecta al hombre y mujer terrenal de manera que, en el interior cada cual está todo el potencial celeste, pronto a desarrollarse.

En otras palabras, dentro de cada humano está plasmado el molde de su quehacer (vida tras vida) de modo que aunque su parte metálica y mineral le limite, tiene en sí ese germen en forma de semilla,  siempre pronto a activarse, a condición que el alquimista tenga el conocimiento suficiente para invocar  y atraer hacia sí al Mercurio Superior o Alkahest, poseedor de todo el conocimiento celeste.

Atalanta Fugiens, El Emblema 33  puntualiza: “He aquí al hermafrodito como muerto, yaciendo en las tinieblas, necesitado de fuego”.  El Fuego es el generador e impulsor de la Vida en la Piedra. Si bien la Piedra está constituida por dos materias (el contenido masculino y el femenino). Cuando es imantada por el Alkahest, la Piedra actúa como una sola energía, encargada de elevar la parte obscurecida de la tierra.

Con su inconcebible poder, ese Alkahest, es capaz de descomponer la pestilencia que cubre a nuestro Mercurio Interno Coagulado y multiplicar la Esencia Divina que existe adormida en el interior del ser humano, aspecto que es el único indestructible en nuestra propia composición.

2.- De acuerdo a lo anteriormente anotado, la Piedra Filosofal está de una manera holística, en cada partícula de todos nuestros metales y minerales, presentando en cada y toda sus partes, sus completos poderes y es, por eso, que esa gran presea puede comenzar a ser trabajada a través del sol vulgar, dentro de la Vía Larga, hasta arribar a La formación de Nuestro Sol, en la vía Corta.

3.- Este Nuestro Sol, también se encuentra presente virtualmente en todos los metales.

4.- Pero, indiscutiblemente Nuestro Sol y Nuestro Mercurio, que equivalen a Nuestro Oro  y a Nuestra Plata, son los que están más cerca de la Piedra Filosofal.

5.- Algunos Filósofos, y Flamel, entre otros, se refieren al trabajo propio de otras etapas superiores, como en el Régimen de Júpiter y otras inferiores, como el trabajar con el Régimen de alquímico de Saturno.

Con el trabajo realizado en el Régimen de Júpiter se obtiene a un estado interior, aspecto que intensifica la pureza de la materia que, a esas alturas, ya no pierde su energía en divagaciones inútiles.

Por otra parte, el Régimen Alquímico de Saturno, simboliza a un metal imperfecto, difícil de disolver por su extremada dureza. En general no es apto para ser empleado en el curso del Arte Real.

Se le compara con la Piedra Bruta. Estamos hablando de una tarea trabajosa y tediosa que  comienza desde el inicio mismo de la Vía Larga.

Finalmente, Ireneo Filaleteo nos comunica: “Yo digo, en verdad, que trabajé en el sol y lo encontré.”

Ireneo Filaleteo Cap 19 – IX

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
Capítulo 19 Acápite 9

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

 

En este acápite nueve, del presente capítulo, Filaleteo dictamina:

 “Así pues, aquellos que hablan de sol vulgar –como lo hacemos alguna vez en este tratadillo, y como lo han hecho Artefio, Flamel, Ripley y  muchos otros- no lo entendemos de otro modo que éste:”

               “Que el Sol Filosófico o Rebis Blanco, debe hacerse de sol vulgar (ya desarrollado en “Nuestro Sol” por someterse a permanentes licuefacciones) y de “Nuestro Mercurio”.

               “La irradiación constante del Alkahest sobre “Nuestro Sol” y “Nuestro Mercurio, les transforma en un azufre y en un azogue (mercurio) fijos, incombustibles y en una tintura a toda prueba.”

Detalle del manuscrito Ripley. George Ripley (1415-1490), fue un monje agustino en Yorkshire (Inglaterra), dedicó buena parte de su vida a desentrañar los intrincados secretos del Arte Real o Alquimia
Imagen relacionadaNicholas Flamel (Francia: 1330 – 1418) como se le representa en el portal de Sainte-Geneviève
des Ardens (De Étienne François Villain, 1761). Flamel fue un alquimista al que se
le ha atribuído la creación de la “Piedra Filosofal”.
      

   ANÁLISIS:

               Aquellos que hablan del sol vulgar, se refieren al sol y la luna vulgares, que son dos naturalezas opuestas y complementarias, una mineral (la luna), la otra, metálica (el sol). Dos principios que son imprescindibles en el desarrollo de la Obra Alquímica.

Ambas naturalezas deben fusionarse, para dar nacimiento al Azufre, que avanza en su grado de purificación, para llegar al estado, aún inmaduro. del León Verde, para limpiar y liberar al mercurio coagulado sito en la Columna Hueca de Jakin, y ambos, ya fuera de sus  respectivas columnas, se transformen en el núcleo de Azufre y en núcleo de Mercurio del Reis Blanco, respectivamente, como resultado del proceso ya descrito.

 

El Rebis Primero es nuestro Sol Filosófico o Rebis Blanco, resultado del proceso ya descrito.

Mediante la transformación que experimenta el núcleo azufroso del Rebis Primero, al ser licuefactado repetidamente, se transforma en Rebis Segundo o Rebis Rojo.

Ireneo Filaleteo Cap 19 – VIII

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
Capítulo 19 Acápite 8

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

Ireneo, en el  acápite 8, del capítulo en estudio puntualiza que:

  1. Si a nuestra decocción del oro vulgar (sol vulgar) por puro que sea, le aplicamos la irradiación destinada originalmente a “Nuestro Sol”, basados en que ambos azufres: El oro vulgar y “Nuestro Sol”, provienen de la misma raíz.
  2. Si la irradiación de Nuestro Mercurio es enviada  al sol vulgar,  y se le aplica el mismo régimen de calor, que los Sabios, en sus libros, dicen haber aplicado a Nuestra Piedra (Filosofal).
  3. Estás ciertamente en la vía del error. Este es el Gran Laberinto, donde caen todos los principiantes, porque los Filósofos hablan en sus libros de Dos Vías que, en verdad, no son más que fundamentalmente una, que es más directa que la otra.

 

ANÁLISIS

 

1.- Filaleteo sabe perfectamente que “Nuestro Mercurio” o núcleo mercurial del Rebis Primero  quien, dirigido por un gránulo iluminado o de Rebis Rojo, actúa  e influye en los 7 trabajos alquímicos que debe vivir “Nuestro Sol”, o núcleo azufroso del Rebis  Blanco.

En efecto, la acción de “Nuestro Mercurio” sobre “Nuestro Sol, hace que este último experimente:

-Cuatro gradaciones de color que van desde el  blanco al rojo, y que, además conquiste tres grados de conciencia:

-Fermento Azufroso.

-Jugo de Luna y

-Rebis Rojo. (Los  trabajos que se realizan en la vía rápida).

Todos estos cambios se deben a una energía que se desplaza en línea horizontal, desde “Nuestro Mercurio” hasta a Nuestro Sol”. Se trata de la cuarta boda alquímica.

El Alkahest irradia sobre el núcleo de Azufre blanco contenido dentro del Rebis Primero o Rebis Blanco. (Las Cuatro Alas de Mercurio – Pág 341)

 

El Alkahest irradia  al  Azufre Rojo  hasta que nace el Fermento Azufroso (Las Cuatro Alas de Mercurio – Pág 341)
El Alkahest irradia  al Fermento Azufroso  hasta que nace el Jugo de luna (Las Cuatro Alas de Mercurio – Pág 341)
El Alkahest irradia  al Jugo de luna  hasta que finalmente nace el Rebis Rojo o Elixir Vitalis (Las Cuatro Alas de Mercurio – Pág 341)

2.- Filaleteo  se pregunta ¿Qué pasaría, si a la irradiación de ”Nuestro Mercurio” se la hiciera descender para que recayera sobre nuestro sol vulgar, que se encuentra en la base de la columna hueca Boaz, lo cual quizá fuera factible, si se considera que “Nuestro Azufre” que es quien recibe normalmente la energía de  “Nuestro Mercurio” comparte un origen común con el sol vulgar, puesto que el sol vulgar llegará a transformarse en “Nuestro Sol” y éste, alguna vez fue sol vulgar.

3.- Si así se procediera, se estaría ciertamente en la vía del error, y se caería en ese gran laberinto en que caen todos los principiantes que no reparan en la función de las dos vías que, en el fondo, son una sola.

Tanto la Vía Larga como la Vía Corta gradúan estrictamente la potencia de la energía que desciende a la materia, según sea la resistencia  de la propia Tierra, o el Vaso y su contenido.

De lo anterior, resulta la imposibilidad de enviar energías de alto voltaje, a un sol vulgar incapaz de absorberlas sin producirse un irreparable descalabro.

 

 

Ireneo Filaleteo Cap 19 – VII

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
Capítulo 19 Acápite 7

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

 

En este acápite siete, Filaleteo expresa:

Si el Oro Vulgar fuera disgregado en sus elementos, y fueran luego unidos de nuevo, toda la mixtura, gracias a la acción del fuego, se convertiría en “Nuestro Oro” unido luego al Mercurio que hemos preparado, que llamaremos nuestra Leche de la Virgen.

Este oro cocido te dará, ciertamente, todos los signos descritos por los Filósofos, a condición de que el fuego sea como ellos escribieron.

ANÁLISIS:

               La Obra que aquí se menciona se realiza en el núcleo azufroso del Rebis I o Rebis Blanco, a fin de trocar al Rebis Blanco en Rebis Rojo o Rebis II.

Esta labor, como sabes,  tiene lugar en la Rota inferior de la Columna Hueca del Medio. Ya se está trabajando  en la formación del Cuerpo de Luz.

Los actores que intervienen en esta Obra son el núcleo mercurial o “Nuestro Mercurio” y el núcleo azufroso o “Nuestro Sol”, del mismo Rebis Blanco.

El hecho que el oro vulgar sea disgregado en sus elementos, por “Nuestro Mercurio”, quiere decir que es “Nuestro Mercurio” es quien disgrega a “Nuestro Sol”, o “Sol Vulgar”, ya desarrollado y que  por su propia evolución se ha transformado en “Nuestro Sol”

Se está trabajado sobre la “Piedra al Rojo” que es la verdadera materia mercurial, que digiere y cuece su propia materia, que está siempre sujeta a disgregarse y descomponerse.

“Nuestro Mercurio”, que es perfecto, es quien trabaja sobre “Nuestro Sol” o núcleo azufroso, e influye en sus cambios, a fin de que arribe a su completa depuración.

Este trabajo, como ya dije, se desarrolla en la Rota inferior de la Columna Hueca del Medio. Allí un gránulo blanco de “Nuestro Sol” es sometido, durante su giro en la  señalada Rota, a los Siete Trabajos correspondientes a esta segunda fase o Vía rápida, de manera que la coloración de “Nuestro Sol” evoluciona, en cuatro fases, desde el blanco al rojo. Luego  se torna en Fermento Azufroso, Jugo de Luna y gránulo de Rebis Rojo, y es éste gránulo de Rebis Rojo Iluminado, quien toma el mando de la situación, desplaza al Alkahest, y se ocupa, en lo sucesivo, de dirigir la producción de Rebis Rojo.

En esta etapa el Rebis Blanco se transforma en Rebis Rojo.

Aurora Consurgens, finales s. XIV Hay dos discípulos que, de hombres viejos deben tornarse hombres Nuevos, y para ello beben de la “Leche de la Virgen” constituida por las vibraciones del Rebis Blanco y del Rojo, en su caso. Uno de ellos, ataviado con un manto verde, color de la esperanza y de las promesas, bebe del seno izquierdo de una mujer de rostro Rojo, pecho que equivale a la fuente del Rebis Blanco. El segundo discípulo, revestido de un manto  rosado, (anticipo del Rubedo) bebe la leche de la Virgen, desde el seno situado al lado derecho, que equivale al Rebis Rojo

La materia tratada en este lapso se denomina “Leche de la Virgen”, porque evidencia todas las virtudes que los alquimistas adjudican al Fuego Superior.

En las operaciones de la vía larga o lenta, domina el azufre al mercurio en tanto que en la fase de la vía corta o rápida, domina el mercurio al azufre.

Ireneo Filaleteo Cap 19 – VI

REFLEXIONES MENORES SOBRE LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY.

EDITOR: FRITZ GOTTLIEB.                            AUTOR: APIANO LEON DE VALIENTE.
Capítulo 19 Acápite 6

DEL PROGRESO DE LA OBRA DURANTE LOS PRIMEROS CUARENTA DÍAS.

 

En este Acápite 6. Filaleteo dice:

Si conocieras el método para iluminar a Nuestro Mercurio como se debe (Núcleo mercurial del Rebis I o Rebis Blanco), podrías unirlo al Oro Vulgar, en vez de Nuestro Sol.”

“Nota, sin embargo,  que en la preparación  del Mercurio debe ser diferente  el sol utilizado,con el régimen debido tendrás Nuestro Sol, porque Nuestro Sol proviene naturalmente de Nuestro Mercurio”.

 

ANALISIS.   

El método para iluminar a “Nuestro Mercurio”  -como se debe-, se desarrolla y tiene lugar en la segunda sección del Arte Real, en el Rebis Blanco o esfera de la Vía Rápida. Este método descansa  en las transformaciones que sufren “Nuestro Mercurio” y “Nuestro Sol”, en la rota inferior de la Columna del Medio, donde se procesa al Rebis Blanco con sus dos núcleos o montículos azufroso y mercurial.

Con cada rotación de la Rueda inferior de la Columna  Hueca del Medio, se produce un gránulo de Rebis  Blanco, que se deposita y acrece al lado de nuestro cuerpo físico, produciendo, por acumulación, a la Materia Foliada.

 

La partícula del Rebis Blanco, mientras gira en su Rota inferior, dentro de la Columna Hueca del Medio, experimenta los siete trabajos que son comunes a cada una de las tres etapas o divisiones de la Alquimia.

En un inicio se mezcla el azufre común o Blanco del Rebis Primero, con el azufre Rojo que se va formando por la continua irradiación del Alkahest.

               Michael Maier, Atalanta Fugiens, Oppenheim, 1618. “Contempla a una mujer lavando el lino / con agua caliente y ceniza / Haz como ella y todo te saldrá mejor / pues el cuerpo cuando está negro se blanquea con agua”. Dicha agua es el “Alkahest” o agua de fuego, que penetra la materia vil y la libera de toda impureza.

Posteriormente, cuando todo el azufre blanco del Rebis Primero, se ha trocado en Azufre Rojo, éste, por la misma y constante irradiación del Alkahest, se transforma en Fermento Azufroso que por ser un fermento o “levadura”, aumenta y potencia todas sus cualidades.

En última instancia el Fermento Azufroso se cambia en Jugo de Luna que, a su vez, es absorbido por “Nuestro Mercurio” o núcleo mercurial del Rebis Blanco, lo que da lugar a la aparición del Rebis Rojo, Rebis II o Rebis Iluminado.

Al irrumpir en la escena este Rebis Rojo o Iluminado, se produce un notable efecto multiplicador.

Este Azufre Rojo desmaterializa al cuerpo físico.

Esto de “desmaterializarlo” es una exageración, lo que acontece  es que la forma física experimenta una profunda limpieza alquímica. De tal suerte  que se eliminan todos los remanentes metálicos. Se eleva la vibración de la materia física, lo que transforma a los fluidos, mercuriales, en espíritus de alta pureza.

Regístrese en la comunidad
para recibir información y artículos sobre
Alquimia Tradicional de Alto Grado

Categorías